Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

análisis

Bankia, ¿a reverdecer viejos laureles?

24/10/2019 - 

MADRID. No descubrimos nada nuevo al afirmar que la evolución bursátil de Bankia desde 2014 no ha sido, en absoluto, positiva. El valor continúa inmersa en una marcada tendencia bajista, la cual se ha venido acentuando desde el pasado año 2018. Tal y como podemos apreciar en el primer chart, vemos como su pendiente a la baja se ha ido agudizando, dando pie a que se originen directrices aceleradas bajistas. 

En todo este proceso, Bankia ha llegado incluso a perder los mínimos de 2016 que le sirvieron para iniciar una fase alcista dentro de su proceso de caídas y ha llegado a cotizar incluso por debajo de niveles equiparables de 2013.


A partir de aquí, y atendiendo al comportamiento mostrado por el valor en los últimos meses, nos planteamos la cuestión de si Bankia ha podido alcanzar un suelo de largo plazo una vez pasadas todas las tormentas que le han afectado de manera directa (proceso de ampliaciones de capital tras el periodo de fusión de distintas cajas) y una vez puestos en la cotización los problemas que afectan directamente al sector (bajo entorno de tipos, desaceleración económica...). Y si bien es demasiado pronto para concluir que podemos estar en un movimiento de suelo de largo plazo, es verdad que el valor ha comenzado a dejar pequeños síntomas de mejora en el corto-medio plazo

Tras marcar un doble suelo entre los meses de agosto y septiembre en los 1,55€, el valor ha conseguido reaccionar al alza habiendo sido capaz de superar una de las directrices aceleradas bajistas que le servían de resistencia dinámica y que llevaba pesando sobre el valor desde el pasado mes de septiembre de 2018. 

A partir de aquí, la cotización debe ir superando cotas que nos servirán para medir la fiabilidad del intento de recuperación. La primera de ellas se sitúa en los mínimos de abril de 2016, es decir, 1,90€. La superación de  la misma abriría el camino a la búsqueda del nivel de los 2,50€, zona que se corresponde con el nivel por el que pasa su segunda directriz acelerada bajista y que coincide con el 31,8% de Fibonacci de todo el tramo a la baja que se originaba desde febrero de 2018.

Ignacio Zarza es analista de Auriga Global Investors

Noticias relacionadas

next