Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la central sindical asegura que el presupuesto está aprobado por personal DESDE ESTE LUNES

CSIF pide al Ayuntamiento de Castelló que realice los test: costaría 30 euros por funcionario

29/04/2020 - 

CASTELLÓ. La Central Independiente de Funcionarios (CSIF) pide al Ayuntamiento de Castelló que comience a realizar a los empleados públicos los test al existir un presupuesto aprobado por parte de la Concejalía de Personal. Según asegura su portavoz, Miguel Ángel Guillamón, la empresa Consecas tiene el visto bueno para realizar al funcionariado las correspondientes comprobaciones sanitarias desde este lunes. Esa autorización obedece al documento de salud presentado por vía telemática el pasado 17 de abril, como apunta el propio delegado sindical.

Las pruebas se contemplan por grupos de 50 funcionarios, con un coste total de 1.500 euros (30 euros por cada uno). Además, se prioriza a aquellos considerados como personal esencial, esto es, policías, bomberos, técnicos de servicios sociales, agentes de movilidad y profesionales que prestan servicios en dependencias municipales al no poderse acoger al teletrabajo.

Las actuaciones se dividen en cuatro piezas: realización de un informe para la solicitud de la analítica, test serológico para cuantificar el IgG y el IgM, elaboración de un análisis médico y evaluación simplificada de trabajadores considerados sensibles por el Covid-19. En este este último caso, con especial incidencia sobre diabéticos, patologías vasculares o hepáticas crónicas, así como mayores de 60 años. 

En tres días se dan los resultados

La empresa estima un plazo máximo de tres días para facilitar los resultados y diagnosticar posibles casos positivos. Y no solo eso. También ofrece información detallada sobre la generación de anticuerpos por haber superado la enfermedad.

Al respecto, los citados marcadores IgG e IgM determinan tanto la existencia de la pandemia como su progresión, además de la necesidad o no de realizar la PCR para valorar una reincorporación. 

El consistorio cuenta con cerca de 1.500 empleados públicos, repartidos en distintos edificios, como los inmuebles de la plaza Mayor o la construcción de Quatre Cantons. Desde el estado de alarma, un elevado porcentaje trabaja a distancia en sus domicilios.

Solo los considerados como esenciales mantienen su rutina habitual, con una mayor exposición de contagio que el resto. En consecuencia, CSIF insiste en que "se inicien los test cuanto antes, porque hay un presupuesto aceptado por el equipo de gobierno", afirmación que suscriben CCOO y SPBBL.

Noticias relacionadas

next