Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ciudadanos registra a última hora el acuerdo al que había llegado con el pspv

Compromís y Podem se cierran en banda al "cambalache" Puig-Cantó con los presupuestos 

23/12/2020 - 

VALÈNCIA. "Está complicado". El resumen del final de la jornada previa a la votación de los Presupuestos de la Generalitat de 2021 reflejaba que las posturas entre los dos bloques de partidos existentes respecto a la posibilidad de sumar a Ciudadanos seguían distantes. Mientras el PSPV trataba, hasta el final, de incorporar a los naranjas al "sí" a las cuentas, Compromís y Podem seguían cerrados en banda.

El conflicto era una enmienda de Ciudadanos sobre bajada de impuestos en la que pedía la reducción de medio punto del tramo autonómico del IRPF para las rentas inferiores a 50.000 euros. Compromís y Podem han mostrado su total rechazo y sus condiciones eran que se mantuviera la progresividad y que no afectara a la previsión de recaudación actual. Los socialistas, por su parte, lo veían asumible con algún matiz. 

Resulta evidente, sin embargo, que el choque no viene únicamente por el contenido del texto. Las dos patas más a la izquierda del Gobierno autonómico difieren en la estrategia de los socialistas, que consideran que sumar a un partido de la oposición supone un "blanqueamiento" del Ejecutivo al que tanto critican. Además, con ello irían un importante paso más allá del acercamiento que ya habían propiciado durante los últimos meses en su juego a varias bandas. 

Compromís y Podem dudan de que la foto final de un acuerdo con Ciudadanos pueda beneficiarles realmente. Sobre todo los segundos, cuya posición parecía más tajante que la de los primeros este martes. 

La escenificación realizada por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el líder de Ciudadanos en la Comunitat Valenciana, Toni Cantó, tampoco ha gustado. Sus reuniones bilaterales en el Palau han sido interpretadas en términos puramente tácticos por sus socios, que recuerdan –en declaraciones públicas y privadas– que han negociado al margen de ellos y de Les Corts, el lugar donde se tramitan las cuentas.

"Puig ha actuado como secretario general del PSPV y no como presidente de la Generalitat"

Fuentes de Compromís creen que la insistencia por parte de los socialistas "responde a que se cumpla algún tipo de acuerdo al que llegaron Puig y Cantó", pero "se olvidaron" de que necesitaban los votos del tripartito al completo. Este "juego", apuntan, "introduce un elemento de distorsión en el Botànic a cambio de nada y lo tensiona de forma innecesaria". "No es un tema de que sea Ciudadanos, es por el contenido de lo que proponen y por la manera en que se ha llevado todo a cabo", indican. 

Las mismas fuentes critican que Puig haya concertado estas reuniones "como secretario general del PSPV y no como presidente de la Generalitat" y replican a los socialistas que "el Botànic no necesita blanquearse". 

Toni Cantó, durante una intervención en Les Corts. Foto: KIKE TABERNER   

Tanto Compromís como Podem reiteran que su postura es la de defender la reforma fiscal planteada por el tripartito y de la cual no se van a salir pese a que los socialistas entiendan que sea compatible con la propuesta de Ciudadanos. 

Ante este escenario, y tras conversaciones en les Corts y llamadas cruzadas entre Puig y Cantó a lo largo del día, Ciudadanos optó en la tarde de este martes por un último movimiento. Casi al límite del plazo para presentar enmiendas, registró un texto transaccional que se basaba en la propuesta pactada con el PSPV. En él, según explicaron, mejoraban la progresividad del tramo autonómico del IRPF, de manera que las rentas más altas no se beneficiaban de la rebaja, y el impacto negativo en la recaudación de la Generalitat se veía compensado con la subida de impuestos aprobada por el Botànic, como ocurre con el de Patrimonio. Es decir, lo que pedían Compromís y Podemos. 

Pese a que se trata de algo acordado con los socialistas, éstos ya han dejado claro que no romperán la unidad de voto del tripartito. De manera que, si no existe entendimiento in extremis, serán los naranjas los que tendrán que decidir finalmente qué hacen. Una opción que se barajaba era aprobar los Presupuestos y votar en contra de la ley de Acompañamiento –donde se incluye todo lo relacionado con la fiscalidad–. Pero este martes fuentes de Ciudadanos lo descartaban. "Por ahora estamos en la abstención", indicaban. Todavía quedan unas pocas horas para el desenlace. 


Noticias relacionadas

next