X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

borrador de los nuevos estatutos

Cs mejora la participación de la militancia pero sigue atando en corto a las direcciones autonómicas

19/01/2020 - 

VALÈNCIA/MADRID (X. A./AGENCIAS). El primer borrador de los nuevos Estatutos de Ciudadanos elaborado de cara a la Asamblea Extraordinaria de marzo aporta ciertos guiños a la militancia sobre todo en lo que se refiere a la participación, pero no apunta a profundizar respecto a la principal reivindicación que se viene haciendo desde los territorios: mayor capacidad de decisión para las direcciones autonómicas.

Una postura que vienen manteniendo, entre otros referentes, el portavoz parlamentario en Les Corts Valencianas, Toni Cantó, quien días atrás en una entrevista a este diario fue claro al respecto: "Me gustaría poder tomar decisiones sobre Ciudadanos en la Comunitat".

Un deseo que, a tenor del citado borrador, no apunta a cumplirse como mínimo en toda su extensión. Así, el documento apunta a un cambio en la figura del máximo representante autonómico: ahora se propone que exista un coordinador regional -que seguirá siendo elegido por Madrid- y no un mero portavoz tal y como ocurría hasta el momento. 

Más allá del cambio de nomenclatura, el comité autonómico contará, además del citado coordinador, con otros cinco componentes -podría ampliarse a diez- pero todos ellos serán designados por la dirección nacional del partido y no por los responsables autonómicos.

Por otro lado, se creará además un consejo de coordinación territorial compuesto por cada uno de los líderes regionales, provinciales, diputados y alcaldes, además de la dirección estatal, para conseguir mantener la unidad de discurso en toda España. Un hecho que, precisamente, parece ser la máxima preocupación para la cúpula nacional como evidencia su intención de seguir atando en corto a las direcciones autonómicas.

Una de las novedades que sí apunta a cierta autonomía regional es la posibilidad de que los Comités Autonómicos dispongan de financiación propia, algo que hasta ahora no tenían, de forma que dependían de las asignaciones que les hiciera la Ejecutiva nacional.

Algunas medidas para mayor participación de la militancia

En cuanto al resto del borrador, otorga un mayor protagonismo a la militancia y, por primera vez, prevé que la Asamblea General apruebe una moción de censura contra la Ejecutiva nacional a propuesta de un tercio de los afiliados.

Toni Cantó e Inés Arrimadas juntos en un mitin en València. Foto: EDUARDO MANZANA

Además, en esta ponencia redactada por la Comisión de Estatutos del Consejo General, compuesta por el secretario de Organización de la Gestora de Cs, Fran Hervías, junto a José María Espejo y Andrés Betancor, incluye nuevos derechos de los afiliados como que sus méritos y capacidades puedan ser valorados para "la participación en la articulación de políticas, estrategias y decisiones" de la formación naranja, además de poder formular propuestas para su incorporación a los programas electorales de Cs en el ámbito territorial correspondiente.

También tendrían derecho a poder elegir el sistema de voto que deseen -con la opción del voto presencial, y no solo el telemático- y a participar en procesos internos de consulta en los que el Comité Ejecutivo pida conocer su opinión.

Asimismo, se plantea que los militantes puedan advertir al Gabinete de Cumplimiento de cualquier ilegalidad constitutiva de delito cometida por otros afiliados, cargos o representantes institucionales de Cs, sin que de esa denuncia pueda derivarse "ninguna amenaza, represalia o castigo".

Otra novedad que se propone es que los simpatizantes del partido -que no pagan cuota y, por tanto, no son afiliados- puedan presentarse a primarias para formar parte de candidaturas de Ciudadanos y aspirar así a cargos públicos electivos.

Multas a representantes institucionales

A pesar de estos cambios, lo que se mantiene es un claro control de toda la estructura orgánica del partido por parte del Comité Ejecutivo.

Tampoco se ha suavizado el régimen disciplinario interno que se aprobó en la Asamblea General de 2017, y se incluye una nueva sanción que se suma a las que ya existían, como la expulsión del partido o la inhabilitación para cargos. La ponencia propone que los representantes institucionales de Cs que desobedezcan directrices o resoluciones adoptadas por el partido o el órgano institucional en el que se integren sean castigados con una multa de entre 100 y 1.000 euros.

Por otra parte, los autores del texto quieren que la Asamblea General de Ciudadanos pueda cesar al Comité Ejecutivo. Así, este órgano podría ser destituido si al menos un tercio de los afiliados decidieran promover la convocatoria de un congreso extraordinario con el fin de debatir una moción de censura, que saldría adelante si contara con el apoyo de la mayoría absoluta de los miembros de la Asamblea General.

Igualmente, el borrador de los Estatutos contempla la dimisión del presidente de Cs o su imposibilidad permanente de continuar en el cargo. Ante esta situación, que ya se dio el pasado noviembre con la renuncia de Albert Rivera pero que no estaba prevista en las normas, el Consejo General nombraría una Gestora y convocaría la Asamblea General.

Otro apartado que se pretende actualizar en los Estatutos es el referido a las obligaciones de transparencia del partido, añadiendo la obligatoriedad de publicar en la web de Cs las donaciones percibidas, incluidas las que no procedan de organismos públicos, y los contratos realizados, también con empresas o entidades privadas.

Noticias relacionadas

next