Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

LOS CANDIDATOS ENTREGAN SUS PROYECTOS

Cuenta atrás en À Punt: en menos de 10 días podría haber relevo de Empar Marco

4/02/2020 - 

VALÈNCIA. Los próximos días serán decisivos para el proceso de elección del nuevo director general de À Punt. Un puesto que actualmente ocupa la periodista Empar Marco pero al que optan dos aspirantes que han alcanzado la fase final: Alfred Costa y Francesc García Donet.

Así, este mismo lunes ambos entregaban sus proyectos al Consejo Rector, que deberá examinarlos y proceder a las entrevistas personales de los aspirantes fijadas para este mismo miércoles. 

La siguiente fase consistirá en la elección del director general por parte de al menos seis miembros de los nueve que componen el órgano, ya que para que salga elegido es necesario que reúna los votos de tres quintas partes del Consejo Rector. El deseo, según fuentes conocedoras del proceso, es que esta resolución se haga pública antes del día 11 de febrero, dado que en esa fecha está fijada la reunión de la Comisión de Radiotelevisión y del Espacio Audiviosual en Les Corts.

Es precisamente esta comisión la encargada de ratificar la decisión adoptada por el Consejo Rector, último paso necesario para que el nuevo director general pase a convertirse oficialmente en el sucesor de Marco. Para ello, el elegido debe comparecer en esta comisión parlamentaria para demostrar su "idoneidad" para el cargo y posteriormente sumar una mayoría absoluta de los votos; es decir, los del Botànic II, que cuentan con seis diputados en ella de los 11 que la componen. Con todo, el deseo de socialistas, valencianistas y morados es que el Consejo Rector elija a uno de los dos antes del día 11 para que el ganador pueda comparecer en esta jornada convocada. 

Así, en total, si todo va sobre ruedas entre los socios del Botànic II -PSPV, Compromís y Unides Podem-, podría cerrarse el proceso en apenas 10 días. Eso sí, las dificultades todavía no están descartadas. Los dos aspirantes finalistas tienen un pasado vinculado al PSPV -ambos han sido concejales socialistas en diferentes momentos de su vida- y podrían encontrarse con el rechazo de Compromís, donde no ha gustado demasiado la trayectoria tan próxima al partido de Ximo Puig de estos aspirantes.

De momento, en la coalición valencianista no termina de aclararse cuál será su postura final. Un aspecto fundamental porque este respaldo es decisivo en la comisión de Les Corts dado que se espera el rechazo por parte de PP, Ciudadanos y Vox; por lo que los miembros del tripartito necesitan votar unidos para sellar el relevo.

De hecho, en Compromís hay quien ha defendido la opción de no apoyar a ninguno de los dos candidatos y, de esta manera, forzar la continuidad de Empar Marco a través del bloqueo, al considerar que la actual directora puede ser más adecuada que los aspirantes finalistas. 

Día de la presentación del logo de À Punt. Foto: KIKE TABERNER

Sin embargo, si el Consejo Rector valida el nombramiento resultaría complicado que la coalición valencianista dificultara en el Parlamento el relevo, dado que desde la legislatura pasada se viene haciendo mucho hincapié en la independencia de este consejo de administración, por lo que resultaría significativo que una decisión adoptada por el órgano "independiente" fuera tumbada por una formación en la cámara. 

En cualquier caso, para que llegue a Les Corts la comparecencia del futuro director es necesario que el Consejo Rector llegue antes a un acuerdo. En él, dos de los miembros fueron designados por el PSPV, dos por Compromís, uno por Podem, dos por Ciudadanos, uno el PP y uno más en representación de los sindicatos. Los votos de los consejeros a propuesta del Botànic junto al representante sindical sumarían el mínimo exigido para elegir a uno de los dos candidatos tras la valoración del proyecto y es el escenario quizá más probable. 

No obstante, este proceso -ya ocurrió en el de 2017- no está a salvo de sobresaltos, puesto que bajo esa "independencia" los representantes podrían tomar de nuevo sus propias decisiones que difieran del deseo de las fuerzas políticas que en su día los situaron en el Consejo Rector. Además, también puede producirse una igualdad entre ambos candidatos que evite la mayoría necesaria.

Noticias relacionadas

next