Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

junto a obispos valencianos y de baleares

El obispo de Castellón sugiere votar por el "matrimonio natural" y el "don de la vida"

30/10/2019 - 

CASTELLÓ. (EP). Los obispos de la Provincia Eclesiástica Valentina --que incluyen las diócesis de Ibiza, Menorca, Mallorca, Segorbe-Castellón, Orihuela-Alicante y Valencia-- ante la convocatoria electoral del 10 de noviembre, aseguran que rezan a Dios para que gobernantes y políticos "promuevan siempre el bien común y la justicia para todos, y no se dejen llevar por el interés particular o partidario", así como que sean defensores del "matrimonio natural como comunidad de vida y amor conyugal" y protejan "siempre el don más precioso", la vida humana, "en todas sus fases".

Así lo señalan en una nota suscrita por el cardenal arzobispo Metropolitano de Valencia, Antonio Cañizares; Casimiro López, obispo de Segorbe-Castellón; Jesús Murgui, obispo de Orihuela-Alicante; Sebastià Taltavull, obispo de Mallorca; Vicente Juan, obispo de Ibiza; Francisco Conesa, de Menorca; Javier Salinas, Esteban Escudero y Arturo Ros, obispos auxiliares de Valencia.

Ante la próxima cita de las elecciones generales, los obispos piden a los fieles que se unan a su oración "por todos los gobernantes y políticos, en especial, por quienes se presentan y salgan elegidos en las próximas elecciones".

En primer lugar, aseguran que rezan "para que gobernantes y políticos promuevan siempre el bien común y la justicia para todos, y no se dejen llevar por el interés particular o partidario", esto es precisan, que promuevan "el conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente su propia perfección".

En este punto, piden que los políticos "sean defensores del matrimonio natural como comunidad de vida y amor conyugal, lugar natural del nacimiento de nuevas vidas, y de la familia, fundamentada en el matrimonio natural, célula básica de la sociedad y para que respeten y garanticen el derecho originario y prioritario que asiste a los padres para educar a sus hijos según sus convicciones más profundas".

"Rezamos para que nuestros gobernantes y políticos protejan siempre el don más precioso que tenemos sobre la tierra que es la vida humana en todas sus fases, cuya dignidad y valor deben ser reconocidos y escrupulosamente garantizados, y para que fomenten el cuidado de la naturaleza, don de Dios para el hombre", añaden.

Paz y convivencia

En segundo lugar, afirman que rezan para que "quienes rigen los destinos de nuestro pueblo sean artífices de la paz, la convivencia, la concordia y el progreso de todos los españoles así como de la acogida e integración de los que por diversas razones viven entre nosotros procedentes de otros pueblos en busca de una vida mejor y más segura".

En esta línea, piden que gobernantes y políticos "garanticen y defiendan la libertad religiosa individual y de las Iglesias y confesiones religiosas, que permita a las personas poder ejercitar y vivir su fe en privado y en público sin coacción y menosprecio y a la Iglesia Católica poder ejercer su misión de anunciar el Evangelio y servir a Dios dando a conocer a todos al Señor y Dios de la historia que da la salvación y la vida, que transforma los corazones haciendo mejores ciudadanos defensores y constructores de una humanidad más fraterna".

Los obispos señalan que reconocen "sinceramente el valor del trabajo y la dedicación de los políticos y de nuestros gobernantes, necesarios e imprescindibles para nuestra sociedad" y ruegan para que "pongan todo su empeño en cuidar los destinos de las personas, de las familias, los grupos y toda la nación sobre los que están llamados a ejercer su autoridad al servicio de una sociedad verdaderamente democrática y libre".

En esta línea, piden a los fieles que se unan a ellos. "Ofrecemos a nuestros políticos y a todos los ciudadanos, a quienes estimamos y servimos, lo que tenemos, que no es oro ni plata, sino a Jesucristo que ha venido a enseñarnos que todos somos hermanos, que nos ofrece la alegría que nadie más puede dar y que es capaz de reconfortar el corazón dolorido que sólo Él puede consolar", concluyen.

Noticias relacionadas

next