Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el 24 de julio llega a la plataforma

El periplo de 'Animal Crackers' acaba en éxito: Última parada, Netflix

18/06/2020 - 

VALÈNCIA. Fue en 2017 cuando, tras años de trabajo, la cinta de animación Animal Crackers veía la luz en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy. La película independiente, aunque arropada por las voces de estrellas como Emily Blunt, Danny DeVito o Ian McKellen, resultaba ser un éxito y, de acuerdo con la prestigiosa cabecera Variety, la gran ganadora del festival, una “original” y “divertida” cinta familiar sobre una misteriosa caja de galletas con forma de animal que convierte a aquel que las come en león, tigre o mono. Sin embargo, a pesar de la buena acogida, las tareas de distribución han tenido más de un bache. “Ha pasado un camino largo y un poco tortuoso hasta por fin ver la luz”, relata el valenciano Jaime Maestro, codirector de la cinta junto a Scott Christian Sava (Blue Dream Studios) y Tony Bancroft (director de Mulan). Pero el camino acaba el 24 de julio, cuando la cinta podrá llegar a 200 millones de pantallas a través de la plataforma Netflix, que presentará por fin la cinta al gran público tras su paso por Annecy, proyección en Cinema Jove o estreno en China en 2018, donde gozó de buen rendimiento en taquilla. 

El gigante del audiovisual se convierte así en la casa definitiva de Animal Crackers, un movimiento que supone el mejor final posible para la cinta, de firma estadounidense, china y española. “Para el proyecto supone el mejor cierre posible. Es un alivio. No se trata solo de la plataforma, sino de la forma en la que Netflix distribuye proyectos y apoya a los artistas, aspira a algo diferente”, relata Maestro en conversación con Castellón Plaza, un “cambio en las reglas del juego audiovisual” del que ahora son parte. “Esto ha permitido un mayor acceso de creadores independientes. Antes los productores y empresarios tenían el protagonismo, dejando al artista en segundo plano. Con Netflix tenemos la sensación contraria. Es un cambio de paradigma”. Aunque en este caso no es un proyecto impulsado por la plataforma de streaming, bien en cierto que en los últimos años están impulsado su marca propia por lo que respecta a la producción audiovisual, con títulos que han rascado incluso nominaciones al Óscar, como El irlandés, Historia de un matrimonio o la cinta de animación Klaus, que también tiene sello valenciano.  

Netflix acoge ahora en su catálogo una cinta que lleva años buscando acomodo, una aventura que tomó un rumbo complejo tras entrar en bancarrota la empresa encargada de su distribución, lo que por un momento dejó su futuro en el aire. “Ahí entras en un proceso muy largo de litigios para recuperar la película. Un ir y venir de mails y abogados. Scott [Sava] ha confiado en el proyecto, no la quería regalar y malvender”. Cuatro años después de dar por finalizada la cinta, podrá ser vista por millones de usuarios, una cinta que, además, también sirve de ‘anuncio’ para todos aquellos profesionales que trabajan la animación desde València.

Y es que aproximadamente 150 trabajadores participaron desde el Parque Tecnológico de Paterna en la producción de Animal Crackers, un hito para la escena audiovisual valenciana. “Es el proyecto de cine, ni siquiera de animación, más grande que se ha hecho en València. Fue una apuesta muy grande. Si lo analizas ahora, casi temeraria [ríe] Lo importante de esta película es que supuso la primera oportunidad de trabajar en una cinta de animación para mucha gente, son profesionales que desde entonces han crecido mucho”, explica Jaime Maestro. El sueño, sin embargo, todavía tiene un gran camino por delante hasta convertirse en realidad, la realidad de un sector que sigue siendo calificado de “emergente”, de “eterna promesa”. “Y no es por calidad, va más allá, es más a nivel de percepción empresarial e inversión. Es un poco frustrante, porque con La Tribu queremos hacer algo que empiece por local y pase a global pero siempre ves que la respuesta es mejor en lo global”. 

Entre esos dos mares se mueve su carrera, ahora pilotada a través de La Tribu -la productora que dirige desde València junto a la socióloga Nadia Ruiz-, un centro creativo desde el que han creado el vídeo inaugural del festival Trojan Horse Was A Unicorn o cintas como Red Shoes & The Seven Dwarfs. El futuro para Maestro, que en 2013 ganó un prermio Goya al mejor cortometraje de animación por El vendedor de humo, dibuja otra gran proyecto para Sony Pictures o un nuevo proyecto junto a Scott Sava, una serie de animación aunque dirigida a un público más adulto. Por el momento, y ante la tímida reapertura de cines, toca hacer palomitas y ver Animal Crackers.

Noticias relacionadas

next