Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

análisis

Iberdrola y su impecable directriz alcista

17/04/2020 - 

MADRID.  La cotización de Iberdrola no ha podido quedar al margen de las caídas bursátiles desatadas tras la aparición del Covid-19, habiendo llegado a sufrir en cuestión de tan sólo 8 días una caída superior al 30% durante el mes de marzo. A pesar de ello, tal y como podemos apreciar en el primer chart, el valor mantiene intacta su directriz alcista de largo plazo (marcada en verde) y el precio queda todavía lejos de ir a buscar dicha directriz alcista, la cual pasa en la actualidad por el nivel de los 7€. 

Antes de ese soporte principal, el valor cuenta con la referencia de los máximos alcanzados en el pasado año 2017, los 7.30€. Es probable que, por lo tanto, la zona comprendida entre estos dos niveles suponga un nivel de referencia importante para el valor en el caso de que se retomen los descensos.


Un factor adicional que puede ayudar a Iberdrola a no perder su directriz alcista en estos momentos de alta volatilidad es el hecho de que la compañía aprobase, en la junta general celebrada el pasado 2 de abril, el pago de un dividendo de 0.40€ por acción con cargo a los resultados de 2019. De este importe, 0.168€ ya fueron pagados el pasado mes de febrero y queda pendiente el pago del dividendo complementario, de 0.232€, que podría ser pagado a finales del mes de julio. 

A los precios actuales, Iberdrola ofrece una rentabilidad por dividendo del 4.49% y el hecho de mantenerlo vigente hace que gane atractivo en las carteras que incluyen en sus decisiones de inversión el elegir valores que ofrezcan una rentabilidad por dividendo atractiva. Todo ello en detrimento de muchas compañías que por obligación del BCE o por decisión de preservar la liquidez, han suprimido la retribución al accionistas en estos últimos días.

Y viendo la evolución de la compañía más a corto plazo, observamos en el segundo chart como el precio viene desarrollando una formación triangular (delimitada en verde) desde los mínimos alcanzados en el pasado mes de marzo. El triángulo delimita al valor en los 9.315€ en su zona alta y en los 8.70€ en su parte baja dinámica. La altura de dicha formación, proyectada desde el punto de ruptura que lleve a cabo nos puede ofrecer un próximo nivel  a alcanzar por el valor. 


Así, si la ruptura es a la baja Iberdrola se encaminaría a los fuertes niveles de soporte comentados, mientras que, si fuese al alza, podría quedarse cerca de los máximos marcados en el pasado mes de marzo. El RSI y el MACD se encuentran en zona neutral, por lo que lo prudente parece ser seguir observando la cotización de Iberdrola y esperar la ruptura de la formación para ver cual puede ser su próximo tramo de tendencia a corto plazo.

Ignacio Zarza es analista de Auriga Global Investors

Noticias relacionadas

next