Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

LA COMUNITAT se dispone a liderar la transformación de todos los puertos de Europa 

La aportación del emprendimiento valenciano contra el cambio climático

16/12/2019 - 

VALÈNCIA. La Comunitat Valenciana fue la primera región, dentro del territorio nacional, que entró a formar parte de EIT Climate-KIC, la Comunidad Europea de Innovación y Conocimiento (Knowledge Innovation Commnunity – KIC-) que trabaja para acelerar la transición hacia una economía libre de emisiones de carbono. Tal vez por ello sea un valenciano,  José Luis Muñoz-Bonet, quien ostenta el título de director general de la organización en España, y sean muchas las startups valencianas que han pasado por su programa de aceleración dentro de la vertical de emprendimiento.

Zeleros, Green Urban Data, Closca, Solatom, Journify o Aerox son solo algunos ejemplos de los proyectos que, todavía en fase temprana, fueron mentorizados y acelerados en Climate-KIC Spain. Todos ellos aportan soluciones novedosas que, de forma directa o indirecta, contribuyen a la conservación del planeta y ponen freno al cambio climático.

Un cambio de hábitos a través del diseño

Precisamente fue Carlos Ferrando, CEO de Closca, uno de los pocos emprendedores y el único español que tubo oportunidad de convivir durante cerca de cuatro días con otros 49 CEOs de todo el mundo y el fundador de Virgin Group, Richard Branson. El encuentro, bautizado con el nombre de ‘Finding my virginity’, tenía como objetivo concienciar a los emprendedores de que de poco sirven sus negocios si no contribuyen a mejorar el mundo. Para el magnate británico “los problemas del planeta los generan las actitudes de la sociedad que vive en él. Hoy tenemos el mundo que nos merecemos y por ello debemos luchar por merecernos uno distinto”. Este es el motivo por el que alienta todas aquellas iniciativas que apunten en esta dirección. Tampoco hacen falta grandes ingenios. En el caso de Closca, figuran dos productos principales: un casco plegable para trasladarse en bicicleta por las ciudades de forma segura, y una botella de vidrio reutilizable y 100% reciclable que se acompaña de una app complementaria que sirve para localizar los lugares más próximos donde rellenar la botella. “Inspiramos actitudes a través del diseño, creando productos con significado para ti y que tienen un impacto positivo en el planeta para hacernos corresponsables de unirnos al cambio”, sostienen.

Foto: KIKE TABERNER

Claro que de poco sirve desplazarse en bicicleta cuando la calidad del aire continúa siendo uno de los problemas más graves de las grandes ciudades. Para afrontar este reto global, aparecen empresas como Green Urban Data, un proyecto impulsado por Alejandro Carbonell y José Miguel Ferrer. Como solución aportan un software de inteligencia ambiental que facilita a los responsables la toma de decisiones priorizando estrategias contra la contaminación y el cambio climático. A partir de tecnología satelital y con algoritmos propios, obtiene múltiples variables de información ambiental de cualquier ciudad. A su herramienta han recurrido ya Ayuntamientos como los de Alcoi, Torrent, Gandía, Valencia, Elda y Zaragoza.

Alargar la vida de los aerogeneradores

Más transversal parece la propuesta de Aerox, una empresa valenciana especializada en recubrimientos. Raúl Cortés, CEO de Aerox, afirma que su contribución ayuda a hacer posible la transición energética. La empresa nace en 2014 con el objetivo de proveer de materiales avanzados al sector eólico. En este sentido, se percataron de que las palas de los aerogenedadores, que en su momento se diseñaron para durar 25 años, pierden eficacia debido a la erosión. Lo que ellos aportan es un recubrimiento mucho más avanzado para proteger las palas alargando así su vida útil y mejorando el rendimiento.

Pero Aerox también representa un caso de éxito y un ejemplo de que apostar por la sostenibilidad es rentable. La empresa cerrará el año con una facturación próxima a los 7 millones de euros y cerca de 2 millones de Ebitda. La compañía cuenta también con oficinas en Estados Unidos y China. “La verdad es que no somos una empresa muy sexy, pero hacemos posible que el sector eólico sea más sostenible y viable económicamente haciéndolo competitivo de cara a los combustibles fósiles”, sostiene Cortés.

Y si de ‘glamour’ se trata, entonces parece obligado hablar de Zeleros, la startup cuyo germen está en la Universidad Politécnica de Valencia y una de las más populares en el ecosistema nacional actual gracias a su contribución al desarrollo del Hyperloop. Las expectativas levantadas por el nuevo modelo de transporte son elevadas, no solo en lo que a la velocidad se refiere, sino también en cuanto a la reducción de emisiones de combustibles fósiles y su bajo consumo energético. 

Foto: KIKE TABERNER

El puerto de Valencia

Pero la acción climática no es algo que pueda restringirse a la iniciativa de unos pocos y la aportación, más o menos brillante, de pequeñas empresas. También las grandes tienen que empezar a cambiar sus procedimientos y la manera de pensar. Los responsables del Puerto de Valencia así lo han entendido y ahora se disponen a liderar la transformación de todos los puertos de Europa a favor de la sostenibilidad. 

Con una larga adaptación medioambiental, el nuevo compromiso adquirido es alcanzar cero emisiones en 2030. Para ello, se han enrolado en el proyecto denominado SuperlabPort para impulsar el emprendimiento en el sector marítimo y portuario contra el cambio climático. El laboratorio se emplaza en el puerto de Valencia, en las instalaciones de la Fundación Valenciaport, y es fruto de la colaboración entre la Autoridad Portuaria de Valencia, la Fundación Valenciaport y EIT Climate-KIC. Como Hub de co-creación, el SuperlabPorts es un espacio de emprendimiento e innovación que reunirá a startups, tecnólogos, empresas, universidades, organismos públicos y a ciudadanos con el objetivo de acelerar soluciones frente a los numerosos retos a los que se enfrentan los ecosistemas marítimo y portuario. Con esta iniciativa el Puerto de Valencia se postula como referente mundial en la lucha contra el calentamiento global en el sector marítimo y portuario.

Noticias relacionadas

next