X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis CP

La maniobra de Podem para la Sindicatura de Greuges que pudo alterar el equilibrio del Botànic

27/12/2019 - 

VALÈNCIA. La elección de adjuntos del Síndic de Greuges que recientemente aprobó el Parlamento valenciano a punto ha estado de cambiar los equilibrios del Botànic en Les Corts Valencianes y la composición de la Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática que dirige Rubén Martínez Dalmau.  

Todo comenzó cuando el pasado mes de noviembre la Cámara valenciana nombró a Ángel Luna como Síndic de Greuges de la Comunitat con los votos a favor de PP, Compromís, PSPV y Unides Podem. Los partidos del Botànic II y los populares de Isabel Bonig habían llegado a un acuerdo para que fuera él quien cubriera la vacante que dejó Pepe Cholbi en julio. A cambio, el PPCV podría proponer un candidato de los dos adjuntos que le corresponden al Síndic, mientras Compromís y Unides Podem elegirían al otro. 

La pugna entre valencianistas y morados no llegaba a resolverse; mientras los primeros querían situar en el órgano a Concepción Bru, los segundos tuvieron varias opciones encima de la mesa. Una de ellas, la exsenadora de Podemos por Valencia, Vicenta Jiménez; la segunda, y más llamativa por las consecuencias que hubiera tenido su marcha, la actual diputada de Unides Podem, Irene Gómez. Una propuesta que el grupo parlamentario que dirige Naiara Davó hizo tras acordarlo con el propio departamento que dirige Dalmau, según aseguran fuentes parlamentarias. 

Castellón, directamente implicada

Una pretensión que resulta significativa que se tratara de llevar a cabo por las consecuencias que hubiera traído aparejadas: si Gómez hubiera puesto rumbo a la Sindicatura de Greuges, habría corrido la lista autonómica de Unides Podem por la circunscripción de Castellón a Les Corts Valencianes y el actual secretario autonómico de Vivienda, César Jiménez, tendría que haber decidido si continuaba en su cargo o volvía a ocupar un escaño en el Parlamento como ya hizo en la legislatura pasada. 

Esta circunstancia, huelga resaltar, no le hubiera dejado en ningún caso margen de elección al exdiputado, que sin lugar a dudas hubiera elegido volver a Les Corts. No en vano, si éste decidía mantenerse en el cargo, el siguiente en la lista castellonense para entrar a Les Corts era Cristian Veses, actual subsecretario de la Conselleria de Participación y Transparencia y miembro de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV), no de Podem. 

La consellera Rosa Pérez (EUPV) y el vicepresidente segundo Dalmau (Podem). Foto: KIKE TABERNER

Con estos mimbres, si era Veses quien se incorporaba al grupo parlamentario en sustitución de Gómez y no Jiménez, el equilibrio entre los morados y los de Rosa Pérez se hubiera reducido: Podem tendría cinco diputados y no seis como tiene actualmente, mientras EUPV ganaría un escaño y se situaría en tres parlamentarios. 

Esquerra Unida, clave en el Botànic

Pero no solo eso. Esos tres diputados de Esquerra Unida habrían tenido en su mano la capacidad de condicionar cualquier votación del Botànic II en Les Corts. Actualmente PSPV, Compromís y Unides Podem suman 52 escaños, por lo que si EU contaba con tres representantes, se hubieran convertido en la llave para sacar adelante cualquier iniciativa en el Parlamento. Sin ellos, socialistas, valencianistas y morados apenas llegarían a los 49 diputados, lo que les dejaría en minoría parlamentaria. 

Desde el grupo justifican que se pensó en Gómez porque buscaban un perfil que proviniera "del mundo de los derechos sociales", y tanto sus representantes en el Consell como en el grupo consideraron que la diputada era la candidata "perfecta". Ahora bien, en toda esta cuestión no pasa desapercibido que la sintonía entre Jiménez y el propio Dalmau ha tenido varios altibajos, según confirman fuentes parlamentarias, si bien en las últimas semanas parece que habrían reconducido sus diferencias. 

Por otra parte, cabe apuntar que Gómez es de Castellón y la Sindicatura de Greuges tiene la sede actualmente en Alicante, por lo que la apuesta del Botànic al trasladar la ubicación del órgano al sur implicaba también elevar nombres de candidatos alicantinos. De hecho, la diputada de Unides Podem no hubiera percibido ninguna indemnización para alquilar una vivienda como sí ocurre en Les Corts con los parlamentarios que viven fuera de València. Finalmente, la balanza se inclinó en favor de Compromís y Concepción Bru es actualmente una de las adjuntas de Luna. En todos los partidos cuecen habas. 

Noticias relacionadas

next