Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 4 de diciembre y se habla de ximo puig DISTRITO DIGITAL impuesto de residuos carlos fabra

¿es todo lo que vemos como lo vemos?  

Las posverdad 'se adueña' de la imagen

30/10/2020 - 

CASTELLÓ. No hay nada de candoroso en querer alterar una imagen. ¿Por qué hacerlo? Aunque más que preguntarse el porqué sería el para qué, con qué fin, si esta ya de por sí cuenta una historia. 

Cuando España llevaba más de veinte días confinada por el estado de alarma, Vox agitó las redes sociales con la publicación de una fotografía en la que se podía observar la Gran Vía de Madrid repleta de ataúdes. En el pie de foto, la formación de extrema derecha aseguraba que la imagen retrataba "perfectamente el dolor de una tragedia que el Gobierno y sus satélites mediáticos pretenden ocultar". Aquella imagen, que tenía el único propósito de desmentir la actuación del Ejecutivo, había sido manipulada. El autor original de la imagen, Ignacio Pereira, se lo hizo saber a Vox, que finalmente optó por retirarla de sus perfiles, aunque le costó. Pero, ¿llegarían a enterarse todas las personas que la recibieron que esa imagen no era verdad? ¿Importaba? ¿Y el dolor de los familiares de la tragedia que citaban? 

Raul Rodríguez, autor del ensayo Magias de la ficción, inauguró la semana pasada un ciclo de conferencias en streaming que nacen para pensar las imágenes en la era de la posverdad, o lo que es lo mismo, en la era de la falta de verdad. El grupo de investigación ITACA UJI, que dirige Javier Marzal y se dedica al ánalisis de los discursos de la cultura visual contemporánea, pone de relieve las prácticas que nos llevan hasta estas imágenes y al hecho de creerlas tan velozmente. Por eso, se cuestionan el poder visual y cómo este se está utilizando. Una perversión que, aunque se da con mayor incidencia en el fotoperiodismo, también encuentra su sitio en el cine, los videojuegos o los contenidos transmedia. 

"El contexto de la posverdad ha hecho que prácticas que han existido siempre, como la propaganda o la falacia, funcionen más rápido. Además, como son imágenes que nos rodean, que están por todas partes, y que apelan a nuestras emociones, es complicado cuestionarlas", manifiesta Marta Martín, coordinadora de las jornadas. Y añade: "Como producen emociones muy rápidas, son las aliadas perfectas para difundir todo tipo de bulos. Ante esto, lo que proponemos en el ciclo es analizar, cuestionar e indagar sobre cómo funcionan estos estamentos. Y es más, algunas ponencias incluso explorarán otros discursos y prácticas que han aparecido para desactivarlos". 

Nueve razones para creer que la imagen está en apuros

Desde esta perspectiva, será Ingrid Guardiola quien hoy profundice en un mundo que se ha convertido casi en una interfaz de las imágenes. Programadora audiovisual y autora del libro El ojo y la navaja, la catalana se centrará en la superproducción de las imágenes y en cómo estas afectan a distintas partes de nuestra vida, llegando incluso a modificar nuestra manera de ver el mundo. 

El 10 de noviembre será el turno de Pilar Irala-Hortal, cuya propuesta se centra en la fotografía y en cómo esta es capaz de construir opiniones y posiciones sin emplear elementos explícitos de manipulación. Es decir, el lenguaje fotográfico permite generar por sí solo opinión y nuevos sentidos sin recurrir a una alteración de la realidad muy obvia como podría ser recortar o borrar una parte de la imagen. Por su parte, Desirée de Fez, crítica de cine especializada en el género fantástico y de terror, expondrá -dos días después y a través de su obra Reina del grito. Un viaje por los miedos femeninos- cómo el cine de miedo ha contribuido a crear una imagen errónea o estereotipada de la mujer.

Ya el 20 de noviembre será el turno de Luis Deltell, director de varios cortometrajes de ficción así como de los documentales País Soñado (2007), En la ciudad perdida (2008) y No escribiré arte con mayúscula (2015), junto a Miguel Álvarez-Fernández, con los que ha logrado una veintena de premios internacionales. En su visita a Castelló, el profesional hablará de una forma de activismo que se ha generado como contestación a los discursos dominantes: el empleo de la no representación. Se trata de combatir el peso de la posverdad con performance o acciones que rehuyen directamente de la representación. No muestran la imagen. En su caso, también Jordi Sánchez Navarro hablará, el 27 de noviembre, sobre las posibilidades que la animación tiene para crear, desde una posición mucho más liberada y amable, otros mundos alejado de una ideología dominante.

Con todo, como no podría ser de otro modo, la pandemia y el discurso que se ha generado alrededor de esta, entrarán en debate el 4 de diciembre con la conferencia de Iván Pintor, guionista y colaborador desde hace más de una década de La Vanguardia. 

Finalmente, Javier Hernández Ruiz, coautor de Plot 28 (2013), uno de los universos de ficción transmedia pioneros en lengua española, profundizará, el 11 de noviembre, en los relatos transmedia y su relación con la política de la posverdad. Por su parte, Mercè Oliva, profesional especializada en los discursos de televisión y las formas de entretenimiento, cerrará el ciclo el 18 de diciembre con un encuentro sobre los valores neoliberales que subyacen en algunos videojuegos. Sus líneas de investigación se centran, de hecho, en las representaciones y estereotipos de género y clase en la telerrealidad y las conexiones entre cultura mediática popular y valores neoliberales, así como la progresiva aproximación de la política y los géneros del entretenimiento, como el videojuego.

Por todo, las charlas -a las que se puede acceder enviando previamente un mail- no se dirigen tanto a un target profesional como a estudiantes de comunicación audiovisual, periodismo y publicidad. Así como a un público, alejado de las técnicas del lenguaje, que esté interesado en empezar a cuestionarse a través de otros parámetros el contenido que les llega a sus ojos. "Hemos intentado reunir a expertos y expertas de distintas posiciones, para desenmascarar la transparencia enunciativa y revelar el espesor de la escritura y la ideología que encierran los discursos audiovisuales contemporáneos", concluyen el colectivo 'Cultura Visual'.

Noticias relacionadas

next