Hoy es 27 de septiembre y se habla de porcelanosa cersaie 2021 CÓMICS conselleria de justicia ascer

OPINIÓN

La trampa de la recuperación económica tras la crisis pandémica

A juicio del experto del gigante suizo, los inversores deben adoptar un enfoque más selectivo y exigente en cuanto al riesgo que asumen y dónde lo hacen

27/04/2021 - 

MADRID. La recuperación económica tras la crisis tiene una trampa: ya no nos encontramos en un entorno de inicio de ciclo. Creemos que esto significa que los inversores deben adoptar un enfoque más selectivo y exigente en cuanto al riesgo que asumen y dónde lo hacen. La buena noticia es que todavía es un ciclo temprano en gran parte del mundo fuera de Estados Unidos. Los efectos persistentes de la covid-19 y el variado acceso a las vacunas están fomentando la dispersión en la rentabilidad del sector servicios.

Mientras tanto, las encuestas globales a los fabricantes indican que la actividad se está acelerando, que los nuevos pedidos se están consolidando, que los retrasos en el trabajo son elevados y que el stock de los consumidores es bajo: una receta para una sólida producción futura. Esta combinación refuerza el atractivo del valor relativo de posiciones procíclicas respecto al mercado de renta variable en general.

Desde una perspectiva top-down, nuestras elevadas expectativas de crecimiento mundial justifican que sigamos prefiriendo la renta variable frente al crédito y una posición infraponderada en bonos soberanos. Dicho esto, la rentabilidad de la renta variable ya se ha descontado, en nuestra opinión, sobre todo en Estados Unidos. Es probable que la revalorización de las acciones se ralentice a medida que avance el año.

Preferencia por las acciones 'value'

Creemos que los inversores deberían sobreponderar las áreas del mercado apalancadas en la continua fortaleza de la actividad mundial de bienes y que también tienen margen para sorprender positivamente en el sector servicios en los próximos meses. Esto explica nuestra preferencia por las acciones 'value', así como por las acciones de los mercados desarrollados fuera de EE UU, y nuestra postura bajista sobre el dólar estadounidense, especialmente frente a las divisas europeas y de los mercados emergentes de beta alta.

El paquete de ayuda fiscal estadounidense de 1,9 billones de dólares aprobado en marzo es el último respiro contra la pandemia puramente estimulante y favorable al mercado que esperamos del Congreso. Las futuras medidas probablemente implicarán contrapartidas, como infraestructuras físicas junto con aumentos del impuesto de sociedades. Estas políticas propuestas serían probablemente más beneficiosas para la economía estadounidense y la renta variable internacional que para las acciones estadounidenses. En nuestra opinión, el efecto de este estímulo sobre el crecimiento de Estados Unidos está mucho más descontado en las expectativas del mercado que sus efectos positivos sobre la actividad en el extranjero, a medida que se aceleran las importaciones de EE UU. desde el resto del mundo.


Los datos positivos de Estados Unidos ya no suponen un gran impulso para los bonos o el dólar estadounidense. Por ello, hemos renovado nuestra convicción sobre la debilidad del dólar, y adoptamos una postura táctica neutral en cuanto a la duración en Estados Unidos Las expectativas de normalización del sector de los servicios en EE UU ya son elevadas. Esto se pone de manifiesto por la cantidad y la rapidez con la que el mercado está valorando la subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal.

El endurecimiento de la FED está supeditado a un aumento significativo del empleo y a una inflación sostenida. Los servicios desempeñan un papel muy importante en ambos casos. Confiamos mucho más en un aumento constante y considerable del empleo que en una aceleración persistente de las presiones sobre los precios, más allá del telegrafiado salto impulsado por el efecto base en el segundo trimestre. 

Compromiso de mantenimiento de tipos

Algunas de estas expectativas están preparadas para disminuir con el tiempo, ya que el banco central reafirma su compromiso de mantener los tipos de interés hasta que la recuperación sea completa, aunque los datos económicos sigan siendo sólidos. Esto revertirá lo que ha sido un impulso positivo clave para el dólar estadounidense hasta la fecha en 2021.

En la renta variable estadounidense, preferimos un índice equiponderado frente al S&P 500. El crecimiento relativo de los beneficios favorece a los valores más cíclicos y el sesgo de los riesgos políticos -en particular los impuestos- plantea vientos en contra potencialmente más agudos para los valores tecnológicos de gran capitalización.

Álvaro Cabeza es Country Manager de UBS AM Iberia

Noticias relacionadas

next