X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

cada sociedad patrimonial tiene el 50% de su 'holding' aligrupo

Los fundadores de Goldcar crean sendos consejos de familia para dirigir su imperio tras la venta

14/10/2019 - 

ALICANTE. Los hermanos Juan Alcaraz Alcaraz y Pedro Alcaraz Alcaraz son dos de los empresarios más destacados y a la vez más discretos (quizá junto con la familia García Peralta, dueña del 50% de Tempe, y la familia Miñano, dueña de MG Wines y del aeródromo de Mutxamel) de la provincia de Alicante. Tras fundar la empresa de alquiler de vehículos sin conductor low cost Goldcar (nacida a finales de los 80 como Europa Rent a Car), la firma subió como la espuma al calor del desarrollo del sector turístico en los últimos años, hasta estar valorada en 500 millones de euros. Fue entonces, en 2014, cuando los hermanos de Sant Joan vendieron el 80% al fondo italiano Investindustrial (controlado por la familia Bonomi y accionista de Portaventura, entre otras) por 320 millones de euros

Con este patrimonio, los Alcaraz fundaron uno de los family offices pioneros de la provincia, Aligrupo. Aunque con ramificaciones en varios sectores, Aligrupo centró su actividad principal en el negocio inmobiliario, y específicamente en las adquisiciones de activos emblemáticos (suyos son el edificio de Zara en Maisonnave o la esquina de Velázquez 23, en en barrio de Salamanca de Madrid) y, a partir de 2017, en la promoción de residenciales de alto standing. Ese año, los hermanos de Sant Joan d'Alacant vendieron el resto de la empresa a Europcar, que adquirió también la parte de Investindustrial, merced a una cláusula de arrastre: otros 120 millones de euros. El patrimonio de su family office está valorado hoy en 420 millones, según las últimas cuentas presentadas.

Inicialmente, los Alcaraz crearon un vehículo de inversión con el nombre de Alcor Sociedad Estratégica, que dirigía tanto sus participaciones en Goldcar y otras sociedades, como sus primeras incursiones en el sector de las socimis (hoy participan en tres, en una de ellas como máximo accionista, Almagro Capital) y en sus dos sicavs. Con el tiempo, Alcor evolucionó hacia la actual Aligrupo Business Opportunities, y su fórmula de gobierno cambió en paralelo. Si en los primeros años, Juan y Pedro Alcaraz eran socios al 50% y el primero ejercía como administrador único, hoy los empresarios han creado dos sociedades patrimoniales, cada una de las cuales tiene la mitad de su sociedad holding, y a la vez estas mercantiles ejercen como administradores mancomunados de Aligrupo.

Torregrosa, en el centro, con los directivos de Alibuilding, la promotora del grupo. Foto: RAFA MOLINA

Se trata de Esiz Business, que representa al 50% de Juan Alcaraz, y de Imra Business, que hace lo propio con los intereses de su hermano Pedro. Esta fórmula no solo ha permitido a los hermanos iniciar algunos negocios en solitario (históricamente, los Alcaraz han ido al 50% en todo), sino también incorporar a sus respectivas siguientes generaciones familiares a la gestión del imperio empresarial. De hecho, cada una de estas patrimoniales está dirigida por un consejo de administración, del que forman parte las hijas de cada uno de los fundadores de Goldcar. 

Esiz Business, con un patrimonio de 175 millones, está dirigida por un consejo formado por tres personas. Juan Alcaraz ejerce como vicepresidente, y sus dos hijas son empleadas y consejeras de la sociedad, que el año pasado ganó 2 millones de euros por su trabajo como administradora del family office. Daniel Torregrosa, el hombre de confianza de los fundadores de Goldcar para dirigir sus participaciones empresariales, es apoderado. En cuanto a Imra Business, el consejo está formado por cuatro personas, Pedro Alcaraz (presidente) y sus tres hijas. De nuevo, Torregrosa aparece como apoderado. En 2018 la firma, con un patrimonio también de 175 millones, ganó 2 millones.

Torregrosa y Alcaraz en la última asamblea general de Ineca. Foto: RAFA MOLINA

La principal rama de negocio del family office, en estos momentos, es la promotora Alibuilding, en la que han volcado buena parte de sus planes de futuro. La promotora, que debutó con un edificio en Calp hace dos años y tiene dos promociones de lujo en marcha en Madrid, se presentó en sociedad este verano con una cartera de 600 viviendas bajo el brazo que espera entregar entre este año y 2021. Un ritmo de producción y entrega que la sitúa en la 'primera división' de las nuevas promotoras que lideran el ciclo, como Aedas, Neinor o Metrovacesa. Alibuilding tiene en marcha o en proyecto ocho promociones, y suelo para desarrollar nuevos residenciales en la costa de Alicante en los próximos años.

Otra pata del negocio es la inversión en socimis: máximos accionistas en Almagro, que compra pisos de lujo en Madrid a personas de la tercera edad; un 10,55% de Trajano Iberia, dueña de dos centros comerciales y dos activos logísticos (en plena fase de desinversión y recogida de resultados); y con un 5% de Serrano 61, dueña del centro comercial ABC en la céntrica calle madrileña. Sin olvidar la pata puramente financiera: dos sicavs en las que los Alcaraz son los accionistas de referencia: Inversiones Financieras Jupedal y Marjami 2. Al cierre del primer semestre del ejercicio en curso, entre las dos sociedades de inversión colectiva sumaban un patrimonio de 141,7 millones de euros.

Noticias relacionadas

next