Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

análisis

Los mercados seguirán fijandose en la evolución de los datos de contagio del Covid-19

Los PMIs de abril de la actividad empresarial de la Eurozona, EE UU y Reino Unido darán una visión casi en tiempo real sobre la actual debilidad económica

21/04/2020 - 

MADRID. Las divisas del G10 -a excepción de la corona noruega, castigada por la caída de los precios del petróleo- acabaron la semana pasada dentro del 1% en el que empezaron. Las principales excepciones han sido las divisas de mercados emergentes expuestas a los precios del petróleo (pesos colombianos y mexicanos) y aquellas con bases particularmente frágiles (el rand sudafricano o la lira turca).

A medida que algunos países empiecen a suavizar sus medidas de aislamiento y restricciones, los mercados se irán fijando en la evolución de los datos de contagio en ellos. Por otro lado, la próxima publicación de los índices preliminares del PMI de abril de la actividad empresarial de la Eurozona, EEUU y Reino Unido nos dará una visión casi en tiempo real sobre la debilidad económica, aunque más importantes serán aún los datos semanales de desempleo norteamericano, que arrojarán más luz sobre el daño causado en el mercado laboral de EE UU.

Perspectivas de las principales monedas

Libra esterlina

A pesar de haber vivido un mes de abril relativamente tranquilo, es probable que esta semana veamos una considerable volatilidad en la libra esterlina (veremos los primeros de datos que reflejen plenamente el daño causado por la crisis). Además del índice de PMI mencionado anteriormente, el martes se publicarán los datos de empleo (las solicitudes por desempleo de marzo probablemente establezcan un récord histórico). También prestaremos atención el jueves a la caída de las ventas al por menor durante el mes de marzo. Los resultados serán muy negativos, pero cabe señalar que las expectativas ya son muy bajas.

Euro

Mientras que los índices PMI de abril centrarán la atención del mercado el próximo jueves, probablemente serán tan bajos que unos pocos puntos al alza o a la baja no sean demasiado significativos. Existe cierta preocupación en torno a la reunión del Eurogroupo que se celebrará el jueves y a la revisión, el viernes, de la calificación a Italia por parte de S&P. Creemos que la inquietud sobre cualquiera de los dos son exageradas y que las facilidades interpuestas por el BCE, concretamente el recién establecido PEPP, son suficientes para conducir a Italia y España a través de los estímulos fiscales necesarios para superar la crisis. Esperamos que S&P lo confirme y mantenga la calificación de Italia sin cambios (lo que será un claro signo positivo para la moneda común a partir de la próxima semana).

Dólar estadounidense

Las ventas al por menor estadounindenses bajaron un 8,1% en marzo, y otros 5,25 millones de puestos de trabajo se perdieron la semana pasada por la crisis. Creemos que la escala de daños en el mercado laboral que estamos viendo en EE UU empequeñecerá los datos de la Eurozona. En Europa, una normativa laboral más rígida y unas condiciones más estrictas para la contratación de personal puede ser una ventaja. Como nota positiva, la mejora aprobada por el Congreso estadounidense de los tradicionalmente exiguos subsidios por desempleo como respuesta a la crisis mitigará la destrucción de empleo en cierta medida. Seguimos viendo un dólar más bajo frente a las monedas europeas.

Enrique Díaz-Álvarez es director de Riesgos de Ebury

Noticias relacionadas

next