Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

cd castellón/el análisis

Manchado y Gil García: los 'CSI' albinegros

31/10/2019 - 

CASTELLÓ. En apenas dieciocho días se ha producido un hecho insólito en el fútbol. Un mismo club ha impugnado dos partidos. El primero en la Copa Federación el pasado 9 de Octubre. El más reciente, el de este domingo ante el Villarreal B.

En virtud de la primera impugnación, el CD Castellón siguió adelante en la Copa Federación por alineación indebida de Juanma Acevedo tras haber sido eliminado en los penaltis por el Alcoyano.

El segundo de los casos, acaecido en el último encuentro de Liga, está pendiente de resolución. Pero si finalmente los diferentes comités dan la razón al club de Castalia, ganaría, de nuevo en los despachos, los puntos que perdió en el campo. Para eso están las leyes, para ser cumplidas, y el derecho de defensa de los propios intereses de cada club.

Dos situaciones extraordinarias en dieciocho días. Cuanto menos llamativo. Hace años, lo normal hubiera sido que el CD Castellón fuera el demandado. Algún precedente hay, con el amateur y Ramón Moya como infractores.

'Investigadores' de la casa

José María Gil García debutó como delegado de campo del estadio Castalia un 8 de Diciembre de 2003. Toni Bonet era presidente y José Luis Oltra, entrenador. El Castellón ganó ese día 2-0 al Mallorca B. Casi dieciséis años han pasado. Anteriormente fue árbitro, dirigiendo 106 partidos en Segunda B, 4 play-offs de ascenso a Segunda A, 1 partido en Primera División como cuarto árbitro (Mallorca-Zaragoza). También como cuarto árbitro dirigió 4 Supercopas de España. En definitiva, mucho bagaje en el mundo arbitral como principal y también como asistente de Ansuátegui Roca, Peraita Ibañez o Fernández Marín en la máxima categoría.

Antonio Manchado Curto fue jugador de la primera plantilla durante muchísimas temporadas y en dos etapas diferentes. Puede presumir de haber defendido la camiseta albinegra en Primera División. Volvió al club en agosto de 2017 como delegado del Castellón B. Meses después ascendió al primer equipo junto al cuerpo técnico que reemplazó a Frank Castelló. Esa temporada el equipo ascendió a Segunda B.

Cada principio de temporada, Manchado gestiona la rápida aclimatación de los nuevos fichajes, con la localización de viviendas y demás detalles pertinentes. En ese proceso se informa de su situación deportiva en cuanto a sanciones. Con esa información Gil García investiga, coteja y comprueba.

Al tanto

Los dos sabían antes de jugar en Alcoy que Acevedo arrastraba un partido de sanción de la temporada anterior con el Socuéllamos en Copa Federación. Fue suplente pero jugó.

El asunto de los filiales es más complejo. Normalmente, los jugadores inscritos con ficha A en un club lucen dorsales asignados del 1 al 24. A partir de esa numeración, suelen tratarse de futbolistas de equipos filiales. El domingo pasado, media hora después del choque ambos recibieron informaciones que apuntaban a esa posible infracción del reglamento por parte del Vilarreal B. Había concluido el partido con solo seis jugadores con ficha del equipo.

Mucho antes, a las cuatro de la tarde, Gil García esperaba al trío arbitral para hacer de anfitrión en Castalia, como cada quince días. Llevándoles a su vestuario, con los mismos detalles que uno de primera, y ocupándose de que no les faltara nada. Poco después, revisión del terreno de juego e instalación. Más tarde llega el turno de los delegados de equipo. Manchado entrega al árbitro las fichas de la convocatoria de Cano y revisa que está todo en orden. Ningún albinegro con ficha B (Panadés, Bilal, Veintimilla y Ligero) está convocado ese día.

Con el partido en marcha, cada uno tiene su función. Los dos prestan máxima atención a los detalles durante el mismo. Cuando acaba el choque, si hay incidentes Gil García intenta minimizar los daños al club en el acta. Cuando todo acaba se encarga de facilitar la salida, sin problema ninguno, del estadio al trío arbitral.

Gil García y Manchado son del Castellón. No son profesionales con dedicación exclusiva sino parcial. No viven del club pero sí para el club. La retribución que reciben del fútbol no justifica las horas de dedicación, la mayoría en fin de semana. Dos profesionales a tiempo parcial que están haciendo muy bien su trabajo. Ayudando al CD Castellón, como otros muchos, a recuperar su prestigio dentro del organigrama técnico. José María y Toni. Los CSI albinegros.


Noticias relacionadas

next