X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

en dos canteras de su propiedad

Medio Ambiente sanciona con 52.000 euros a Cemex por carecer de autorización de emisiones

11/01/2019 - 

VALÈNCIA. (EP). La Dirección General de Cambio Climático y Cambio Ambiental de la Conselleria de Medio Ambiente ha sancionado con 52.000 euros a Cemex España Operaciones SLU por "infracción grave" al presuntamente carecer de la preceptiva autorización de emisiones a la atmósfera en dos canteras de su propiedad, según ha informado Ecologistes en Acció.

Se trata de las canteras La Rabosera, de extracción de calizas y margas en el término municipal de Buñol (Valencia), y La Senyoreta, de áridos en Riba-roja de Túria (Valencia). Los expedientes sancionadores partieron de sendas denuncias de la organización ecologista en mayo de 2018.

En las resoluciones, consultadas por Europa Press y firmadas el pasado 28 de diciembre, la dirección de Cambio Climático de la Generalitat impone dos sanciones de 26.000 euros a la cementera por la comisión de faltas "graves" recogidas en el artículo '30.3 a)' de la Ley 34/2007 de calidad del aire y protección de la atmósfera.

La Conselleria también exige la obtención de la autorización de emisiones y el control de la contaminación atmosférica por emisión de material particulado. En concreto, insta a la compañía a acreditar que ha realizado tanto la medición de partículas de los focos de emisión canalizada en las canteras como de las de partículas totales en suspensión o sedimentales.

Esto consistirá en recoger 12 muestras en un periodo de un año por parte de cada explotación, de forma que el muestreo abarcará cuatro periodos laborales consecutivos durante tres semanas por cantera. El objetivo es obtener la media de los valores registrados durante el periodo y la concentración media en 24 horas, como establecen los expedientes.

Ecologistes en Acció recuerda en un comunicado que la autorización de emisiones a la atmósfera era obligatoria desde 2011, según esta normativa, pues "la capacidad de extracción supera las 200.000 toneladas anuales". De esta forma, denuncia que "la multinacional mexicana ha estado contaminando la atmósfera sin ningún tipo de control durante más de siete años".

Ante esta situación, en mayo de 2018 denunció ante la Dirección General de Cambio Climático por "sospechar que esas dos canteras carecían de la preceptiva autorización de emisiones a la atmósfera, obligada por la Ley 34/2007 y el Real Decreto 100/2011", por el que se actualiza el Catálogo de Actividades Potencialmente Contaminadoras de la Atmósfera.

Las actividades mineras de extracción figuran en ese Catálogo y se incluyen en el grupo B, siempre que la capacidad de extracción supere las 200.000 toneladas anuales. Las emisiones de polvo en la fractura de los frentes con explosivos y el manejo de sustancias pulverulentas producen "graves impactos ambientales en el medio que rodea las canteras y en la población residente", subraya la organización ecologista.

Las inspecciones conllevaron a la apertura de sendos expedientes sancionadores en los que Ecologistas ha sido parte interesada, con la correspondientes propuestas sancionadoras, dado que la falta de autorización de emisiones es considerada una falta grave en la Ley 34/2007 y es sancionable con multas de 20.001 a 200.000 euros.

En este caso, la propuesta de sanción inicialmente fue de 30.000 euros por cada cantera, pero tras la interposición de alegaciones por parte de Cemex --"aunque fueron rechazadas en su mayor parte", según Ecologistes--, finalmente se rebajaron las multas a 26.000 euros por explotación.

Para la organización ecologista, "parece increíble que una gran multinacional como Cemex, una de las más importantes productoras de cemento a nivel mundial, haya estado realizando actividades extractivas impunemente incumpliendo la normativa ambiental durante más de siete años".

También afirma que le sorprende que "haya sido una organización ecologista con escasos medios la que haya levantado y puesto de manifiesto esa irregularidad, cuando las administraciones competentes (Industria, Medio Ambiente) que deben velar por el cumplimiento de la legalidad, la salud de la población y la calidad de la atmósfera y del medio ambiente han estado ausentes durante ese tiempo".

next