X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

BARÓMETRO DEL COMERCIO MUNDIAL

Motivo de esperanza: el índice que mide los fletes marítimos remonta un 20% en el último mes

27/03/2020 - 

VALÈNCIA. 'Alerta en el comercio mundial: el precio de los fletes marítimos se hunde un 84% en 5 meses'. Así titulaba este diario el pasado 12 de febrero sobre el Baltic Dry Index (BDI), es decir, el barómetro de que mide la actividad comercial del planeta. Por entonces dicho indicador cerró en los 411 puntos frente a los 603 puntos de antes de ayer, es decir, casi un 47% por encima. Y teniendo en cuenta el último mes -como se aprecia en el gráfico de Bloomberg-, la mejora ha sido de prácticamente un 20%. Todo un síntoma de que la actividad manufacturera china va mejorando, dado que el país asiático es el mayor exportador mundial con unos 2,5 billones de dólares.

Aquellos 411 puntos de mediados de febrero pasado representaban mínimos de hace 4 años de un índice que meses antes de estallar la crisis de 2008 sufrió un histórico desplome de más del 93%, dado que pasó de los 11.000 puntos hasta los 700 puntos. Casi nada. De ahí que al BDI se le tenga considerado como un indicador adelantado, tal y como advirtió con la explosión de las 'subprime' hace doce años.

Poco a poco la actividad económica china va recuperándose del tremendo mazazo de la pandemia, que se sumó al provocado -en bastante menor medida- a la 'guerra comercial' que libra con Estados Unidos. Una batalla que acabó -de momento- con la firma de la llamada 'Fase 1' el pasado 15 de enero. Donald Trump advertía entonces que habían "acordado quitar los aranceles si logramos una 'Fase 2'. Los vamos a dejar porque, si no, no tendríamos cartas para negociar". De momento, la crisis del Covid-19 ha relegado a un segundo plano a las diferencias entre chinos y americanos.

"Las grúas de los muelles chirrían de nuevo en algunos de los mayores puertos de Asia con la aceleración progresiva de la producción de las fábricas chinas tras varias semanas de perturbaciones relacionadas con el coronavirus. Los niveles de actividad terrestre obedecen a lo que se observa en los puertos marítimos. Las empresas de transporte urgente de China han visto cómo los centros de clasificación han vuelto a trabajar con tasas de utilización superiores al 90%". Así lo advierte el equipo de análisis de renta variable de Fidelity en un informe publicado antes de ayer en Estrategias de Inversión.


"Las cadenas de suministro están recuperándose en un amplio espectro de sectores. Los directivos de las empresas químicas han comentado a los analistas del sector que el rebote que está experimentando China ha sido mucho mayor del que esperaban y la capacidad de producción se mueve en niveles prácticamente normales. Por su parte, los fabricantes de teléfonos móviles y semiconductores se disponen a recuperar el 90% de su producción habitual a finales de marzo, frente a unas tasas inferiores al 70% a mediados de febrero", señalaban.

Asimismo destacaban que "las ventas de teléfonos móviles crecen en tasa interanual en marzo después del hundimiento de febrero. La inversión en 5G también ha aguantado, a juzgar por las licitaciones de equipos celebradas durante las últimas semanas. El gobierno está incidiendo en las empresas de telecomunicaciones para que aceleren el despliegue como medida de estímulo, lo que debería dar apoyo a los fabricantes de componentes de la región. Aunque las cadenas de suministro de Asia y el transporte marítimo están recuperando el pulso, la gran amenaza es el impacto del virus en la demanda mundial".

Encuestas a propietarios de navieras

Mientras los expertos de la gestora americana se muestran alentadores en la resistencia observada en las cadenas de suministro y las redes comerciales de China, el Baltic Dry Index sigue recuperando terreno en medio del caos provocado por el Covid-19. Un índice creado en 1744 en un café de la City londinense, y que refleja la salud y la dirección en la que avanzan los mercados, al recoger la cantidad de contratos mercantiles que se cierran en las principales rutas marítimas del planeta.

Se elabora diariamente en Londres a través de encuestas a propietarios de navieras, que aportan lo que les cuesta el coste medio por tonelada que fletan sus buques. Se trata de cuatro modalidades de navíos como son Handysize, Supramax, Panamax y Capesize, que varían en función de su tamaño cuyos contratos de futuros se cotizan en el mercado. Los buques transportan todo tipo de materias primas como son algodón, azúcar, carbón, hierro, soja, trigo...

Noticias relacionadas

next