X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Otro agujero en la ley de À Punt siembra más incertidumbre en la sucesión de Empar Marco

18/12/2019 - 

VALÈNCIA. El Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) publicó las bases del concurso para la dirección general de À Punt el pasado 20 de noviembre. Un proceso que el Consejo Rector puso en marcha debido a que el próximo mes de marzo expira el mandato de Empar Marco y cuyo plazo para presentar candidaturas termina este mismo viernes.

La propia directora general no ha hecho público todavía si optará o no a la reelección, pero también es una incógnita el número de aspirantes que finalmente terminarán presentándose a esta convocatoria. No en vano, algunos de los potenciales candidatos del concurso anterior meditan los inconvenientes con los que cuenta el puesto y a día de hoy todavía no se conoce si alguien se postula en firme.  

Una circunstancia que genera incertidumbre en el Consejo Rector, donde hace meses daban por hecho el relevo de Marco -con quien algunos consejeros han mantenido ciertos desencuentros en los últimos meses-, pero que ahora ya nadie se atreve a hacer. Incluso, desconfían de que los hándicaps con los que cuenta este cargo pudiera derivar en que la convocatoria quedara desierta o ningún candidato superara el corte para pasar a la terna final, coyuntura para la que la ley de la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació (CVMC) no es clara respecto a quién asumiría las funciones de la dirección general. 

La norma aprobada en julio de 2016 por Les Corts Valencianes dice cosas contradictorias al respecto. El artículo 22.5 especifica que en caso de que no se nombre director general o el puesto quedara vacante "el presidente del Consejo asumirá, de manera provisional, sus funciones hasta que se realice el nombramiento de un nuevo director general cumpliendo con las mayorías y procedimientos establecidos" en la norma. Esto es, las responsabilidades recaerían sobre Enrique Soriano de manera transitoria. 

Sin embargo, el artículo 24 de la misma ley establece que cuando cesa la dirección general por expirar el mandato, ésta "continúa en funciones hasta el nombramiento de la persona que ocupe la -nueva- Dirección General". En este caso, Marco se mantendría en su cargo temporalmente.  

En este sentido, fuentes del Consejo explican que la lógica invitaría a interpretar que el artículo a aplicar actualmente sería el 24, por lo que la directora general continuaría en el cargo si nadie superase la prueba satisfactoriamente o ésta quedara desierta. Mientras el 22.5, entienden, hubiera sido la cláusula a seguir en la primera convocatoria de concurso público para designar la dirección general, cuando nadie ocupaba este puesto. Una dicotomía sobre la que, no obstante, deberán pronunciarse. 

En cualquier caso, más allá de la inseguridad jurídica que genera la norma en este caso puntual, lo cierto es que la ambigüedad de la ley a este respecto vuelve a poner de manifiesto los agujeros con los que cuenta y ante los cuales los consejeros y la propia Marco han demandado que se reforme en numerosas ocasiones. Los grupos parlamentarios del Botànic II, hasta el momento, se han mostrado proclives a acometer cambios en la normativa para corregir o revisar aspectos como las incompatibilidades de cargos directivos a partir de enero de 2020 y Ciudadanos, además, propuso una subcomisión de estudio para analizar cómo mejorar la normativa. 

Candidaturas a dirección general 

A tres días de terminar el plazo para que los aspirantes a ocupar la dirección general decidan dar el paso o no, el Consejo Rector no ha recibido todavía ninguna candidatura. Una situación que, con toda probabilidad, se revertirá en el último momento. No en vano, algunos de los posibles candidatos se plantean dar el paso a última hora para evitar que se repita la situación que ya se produjo hace tres años. 

De momento, en el Parlamento valenciano tan solo se escucha entrar en las quinielas a nombres que ya se presentaron al anterior proceso como la expresentadora de Canal 9 y exdirectora de IB3, Mar Adrián; el fundador de La Marina Plaza, Artur Balaguer; el director de El Periódico de Aquí, Pere Valenciano; e incluso el exsubdirector de Radio 9, Juli Esteve. Otros que se presentaron en 2016 y que actualmente trabajan en la casa habrían descartado la opción de hacerlo de nuevo. 

Noticias relacionadas

next