Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 26 de septiembre y se habla de #CORONAVIRUS 5g hosbec OCUPACIÓN HOTELERA torrecid

opinión

Paciencia y orientación a largo plazo, dos virtudes en estos tiempos

Tener capacidad en cada decisión para resistir el paso del tiempo, clave para tener éxito a la hora de navegar en los mercados de renta fija

3/04/2020 - 

MADRID. La actividad comercial ha llegado a un punto muerto. Existe una creciente probabilidad de que las quiebras de empresas a nivel mundial, especialmente en el mercado de grado sub-inversión -por debajo de 'BBB'-, puedan igualar o incluso eclipsar los niveles experimentados durante la Gran Crisis Financiera. El impacto de Covid-19 también ha llevado a varios economistas a reducir drásticamente sus expectativas de crecimiento global para este año.

El choque en la economía real también ha afectado a los mercados. En este sentido, la renta variable ha caído considerablemente desde los máximos alcanzados el pasado 19 de febrero. A su vez, los diferenciales del crédito se han ampliado hasta niveles nunca vistos desde la Gran Crisis. De hecho, la velocidad de movimiento de los diferenciales en clases de activos como los de grado de inversión (IG) supera actualmente la trayectoria observada en 2008/09.

En medio de estos niveles de volatilidad e incertidumbre, los inversores han retirado miles de millones de dólares de, prácticamente, todas las clases de activos, siendo las únicas excepciones los fondos del Tesoro y del Gobierno de Estados Unidos. Las mayores salidas se han producido en investment grade de EE UU, la cual ha experimentado salidas de 35.000 millones de dólares, superando el récord de 7.300 millones de dólares de la semana pasada.

Hay varios indicios de que los mercados de renta fija se están enfrentando a problemas de liquidez como resultado de la continua aversión al riesgo y la salida de los inversores. En investment grade vemos claros signos de menor liquidez. Además de las tendencias de los ETF, hemos visto que las horquillas de precio de compra y venta en el segmento investment grade son el doble de los observados hace unas semanas.


La deuda de los mercados emergentes se enfrenta a retos similares con ofertas transaccionales que están varios puntos porcentuales por debajo de las ofertas cotizadas y los ETF se negocian con descuentos significativos al valor liquidativo. En resumen, parece que los precios de las ofertas suelen estar por debajo de las valoraciones que aparecen en las pantallas de los brokers.

Hay que destacar que la fuerte distorsión del mercado de principios de marzo, y los días de escasa liquidez, parecen haber disminuido levemente debido a las medidas adoptadas por los gobiernos. Esto ha sido crucial para restablecer cierto orden en los mercados de los activos refugio tradicionales como los bonos del Estado y los bonos ligados a la inflación (TIPS). Además, como efecto secundario, la liquidez de otros activos se ha estabilizado. Queda por ver si esta estabilidad se mantendrá en el tiempo. No obstante, de momento, los bancos centrales han dado cierta tranquilidad a los inversores, ya que seguirán actuando de manera contundente para apoyar a los mercados.

Dosis de cautela

En nuestra opinión, una dosis de cautela es necesaria para navegar con éxito en este período sin precedentes. De manera que, cada inversión que hacemos en este entorno, independientemente de la estrategia específica, se orienta en primer lugar a la liquidez y a la calidad. Aunque observamos dislocaciones significativas en diferentes mercados, estamos siendo muy selectivos y prudentes. En Asia, por ejemplo, nos hemos vuelto constructivos sobre la actual oportunidad para nuestra estrategia high yield y buscamos cerrar nuestra actual infraponderación, mientras que para Europa y Estados Unidos pensamos que los diferenciales no han tocado fondo todavía y son muy difíciles de predecir.

Pensamos que la paciencia y la orientación a largo plazo son virtudes, especialmente en tiempos como los que vivimos. Nuestros profesionales toman decisiones de inversión no basadas en el flujo y reflujo de los mercados en un determinado momento, sino en la capacidad de cada decisión para resistir el paso del tiempo. Sólo así creemos que podemos navegar con éxito por los mercados de renta fija.

Álvaro Cabeza es country manager de UBS AM en Iberia

Noticias relacionadas

next