X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Puig quiere resucitar la actividad de la 'embajada' del Consell en Madrid

9/07/2019 - 

VALÈNCIA. En febrero de 2018, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, junto al delegado del Consell para las Relaciones Externas, Joan Calabuig, y el presidente de la Fundación Conexus, Manuel Broseta, anunciaba la reapertura de la sede del Gobierno valenciano en Madrid.

Una reapertura "modesta", como el mismo calificó, que tenía como objetivo intensificar la presencia de la Comunitat Valenciana "en los centros de toma de decisión" además de hacer más visibles las reivindicaciones de la sociedad valenciana como por ejemplo el problema de la infrafinanciación.

"En Madrid no se conoce tanto como nos gustaría", reconocía Puig aquel día, en el que insistió en la necesidad de impulsar esta "pequeña plataforma" abierta a los diversos sectores de la sociedad valenciana con el fin de darles visibilidad como paradigma de crecimiento económico y políticas sociales inclusivas.

Año y medio después, no se conoce otro acto del Ejecutivo en la sede del edificio situado en la calle Españoleto y que en gran medida ocupa la Fundación Conexus a través de un acuerdo presentado en la misma cita. Bien es cierto que, tal y como se explicó en aquella presentación, la Generalitat no dispondría personal permanente en la mencionada sede. Algo efectivamente "austero" - tal y como describió Puig- y alejado de la etapa del PP en los que sí llegaron a trabajar media docena de personas en la Delegación del Consell. Una 'embajada' creada  por Zaplana en 1996 y que el también popular Alberto Fabra se encargó de cerrar en junio de 2013.

Ahora, el presidente de la Generalitat parece decidido a resucitar o al menos a proporcionar algún tipo de impulso a las relaciones del Consell en la capital de España y, por tanto, a la sede del Ejecutivo de la calle Españoleto. Así al menos interpretan fuentes de su entorno la consolidación de Joan Calabuig como secretario autonómico para la Unión Europea y las Relaciones Externas y la creación de otra nueva dirección general que dependerá del citado dirigente.

De esta manera, además de la DG de Relaciones con la Unión Europea y con el Estado que debido al mestizaje ostentó -y a priori seguirá manteniendo- Compromís, se ha creado la Dirección General de Relaciones con las Comunidades Autónomas y Representación Institucional, un puesto que varios dirigentes consultados ven en consonancia con aquél acto celebrado en febrero de 2018, dado que consideran que un representante del Consell con esas funciones pisará con frecuencia Madrid para reuniones, búsquedas de convenios y relaciones también con otras autonomías que puedan llevarse a cabo en la capital.

Noticias relacionadas

next