Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 28 de noviembre y se habla de diseño CIUDADANOS CASTELLÓ evha coronavirus

Puig reacciona y plantea el toque de queda para la Comunitat tras el récord de contagios diarios

20/10/2020 - 

VALÈNCIA. La Generalitat Valenciana se plantea solicitar al Gobierno de España la implantación del toque de queda en la Comunitat Valenciana. El president del Consell, Ximo Puig, y la consellera de Sanidad, Ana Barceló, mantuvieron un encuentro durante la tarde de este martes y, según confirmaron fuentes del Ejecutivo, pusieron sobre la mesa diversas opciones entre las que se encuentran el toque de queda o la limitación del número de personas en las reuniones privadas y públicas. El objetivo: anticiparse al recrudecimiento de las cifras que han comenzado a producirse en todo el territorio nacional.

De hecho, esta posibilidad se ha planteado tras conocerse que la Comunitat Valenciana ha registrado en las últimas 24 horas 1.318 nuevos casos confirmados por prueba PCR o a través de test de antígenos, la cifra más alta de toda la pandemia y que sitúa la cifra total de positivos en 51.013 personas. 

Así, y aunque es cierto que en la jornada del lunes se notificaron 286 positivos, una cifra quizá demasiado baja para la tendencia de los últimos días, la media de ambos días se situaría en 800 casos. Con esto, más las perspectivas que se manejan desde la Conselleria de Sanidad, la posibilidad de solicitar el toque de queda para la Comunitat Valenciana ha ganado enteros en el Palau de la Generalitat, pese a que los datos autonómicos siguen siendo los segundos menos malos de España.

¿En qué consistiría este toque de queda? Las fuentes de Presidencia consultadas por este diario recalcaron que la medida está en estudio pero todavía sin concreción. La lógica indica que, de materializarse, iría dirigida probablemente a una restricción nocturna de la movilidad, dado que el objetivo sería limitar los contactos perjudicando lo menos posible a la economía, en este caso la hostelería. De esta manera, podrían evitarse las reuniones o fiestas de no convivientes por la noche tanto en domicilios como en la vía pública, lo que convertiría este toque de queda en una medida claramente destinada a reducir los brotes de tipo social.

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, y Ximo Puig en una reunión semanas atrás. Foto: GVA

En estos términos se pronunciaba el propio Puig este martes por la noche en la Cadena Ser, al asumir el toque de queda como una opción para neutralizar "el ocio nocturno desregulado". Una medida que el jefe del Consell vería "razonable" para "toda España". En cuanto a los posibles horarios, Puig se inclinó por el modelo belga (desde la medianoche a cinco de la mañana) aunque recalcó que todo se encuentra en fase de estudio y abierto a debate.

Con este escenario, el Gobierno valenciano también está estudiando la fórmula jurídica que daría encaje al toque de queda en las tres provincias de la Comunitat Valenciana. En este sentido, se estudia la solicitud al Ejecutivo de Pedro Sánchez de activar el estado de alarma como un marco legal que permitiría aplicar el toque de queda.

El paso adelante dado por Puig se producía en una nueva jornada de tensión entre la Comunidad de Madrid gobernada por el PP y el Gobierno de España que dirige el PSOE. A primera hora el consejero de Sanidad del Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso deslizaba la posibilidad de solicitar el toque de queda, guante que recogía poco después el ministro de Sanidad, Salvador Illa, advirtiendo que esta iniciativa requeriría del estado de alarma y preguntando al PP si lo apoyaría. Más tarde, el propio Pedro Sánchez subrayaba que cualquier decisión se debatiría con las CCAA, además de pedir al Gobierno de Madrid que aclarara si solicitaba "oficialmente" el toque de queda "o no".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y Pedro Sánchez. Foto: EP

Una posición, la de Sánchez, que se vuelve más cómoda con la maniobra de Puig, dado que resulta importante para el Gobierno de España que la segunda autonomía con mejores datos de España se muestre abierta a la implantación del toque de queda frente a las resistencias que ha venido planteando la Comunidad de Madrid al estado de alarma pese a contar con cifra mucho más preocupantes.

¿Qué es y en qué consiste el toque de queda?

El toque de queda implica la restricción a cualquier ciudadano de permanecer o circular por las calles de manera libre y sin una justificación considerada válida por el Gobierno central. Por norma general, se acostumbra a establecer un horario.

Se trata de prohibir la circulación de personas y vehículos en horarios y lugares que se determinen. Lo que podría denominarse ahora un confinamiento parcial, en el espacio o el tiempo.

Para establecer un toque de queda es necesario declarar el estado de alarma por emergencia sanitaria. En este contexto, como recoge la Ley Orgánica 4/1981, el Gobierno puede "limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos". Esto permite su aplicación en horarios concretos, incluso con horarios diferentes en cada comunidad autónoma.

Foto: KIKE TABERNER

La última vez que se adoptó un toque de queda en España fue el 23 de febrero de 1981, durante el intento fallido de golpe de Estado protagonizado por del teniente coronel Antonio Tejero. Ese día, el teniente general Jaime Milans del Bosch declaró el estado de excepción en València, incluyendo un toque de queda para la ciudad, desde las 21.00 a las 7.00 horas

Otros países ya lo han implantado

En Francia, el gobierno de Macron declaró el pasado sábado el estado de emergencia para aplicar el toque de queda (desde las 21.00 horas a las 6.00 de la mañana) en París, Lyon, Aix-en-Provence-Marsella, Toulouse, Lille, Montpellier, Grenoble, Rouen y Saint-Etienne.

Bélgica también ha instaurado un toque de queda que abarca desde las 00.00 horas de la noche hasta las 05.00 de la mañana y que entró en vigor esta pasada noche. Eslovenia es otro de los países europeos que han establecido esta medida. Entrará en vigor este noche y cuyo horario va de las 21.00 a las 06.00 horas de la mañana. También las regiones italianas de Lombardía y Campania han pedido el establecimiento de un toque de queda de las 23:00 horas a las 05.00 de la mañana.

Noticias relacionadas

next