Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

SE GARANTIZARÁ LA MAYOR PRESENCIALIDAD POSIBLE y más docentes

Reducción de grupos, dispositivos electrónicos para todos...: así será la 'nueva' vuelta a las clases

28/07/2020 - 

VALÈNCIA. El nuevo curso escolar 2020-21 se presenta como nunca antes lo ha hecho. Desde grupos reducidos -los 'burbuja'- hasta nuevos métodos de digitalización de las clases, las medidas presentadas por la Conselleria de Educación buscan garantizar la máxima seguridad en el interior de las aulas de cara a todos los escenarios posibles dentro de la evolución de la crisis sanitaria.

El conseller de Educación, Vicent Marzà, aseguró este martes en rueda de prensa que, si la situación de la pandemia es similar a la actual, la idea principal es velar por la mayor presencialidad posible. De esta manera, con "carácter general" todo el alumnado de Infantil, Primaria, primero de Secundaria y FP básica acudirá al centro de forma presencial y sin cambios en los horarios.

En cuanto a las clases de segundo de ESO y segundo de Bachillerato, el conseller explicó que se posibilitará una asistencia "muy elevada", mientras que para el resto de cursos se establecerá la docencia en días alternos con hasta 15 alumnos con el objetivo de avanzar los contenidos de forma más "significativa".

Asimismo, el nuevo modelo educativo de reducción del número del alumnado establece, en Infantil y hasta cuarto de Primaria, grupos de convivencia estables -'grupos burbuja'- de hasta 20 estudiantes con el fin de garantizar una buena evolución del aprendizaje. En el caso de tercero y cuarto de Primaria, podrán ser grupos inestables siempre que haya un metro y medio de distancia.

Por lo que se refiere a quinto y sexto de Primaria, ESO, Bachillerato y FP, si no hay suficiente espacio para tener a todo el grupo con la separación de metro y medio, el alumnado acudirá al centro en días alternos. En primero de la ESO, sin embargo, acudirán todos los estudiantes siempre a clase con la distancia estipulada.

El conseller de Educación Vicent Marzà y el secretario autonómico Miguel Soler. Foto: GVA

Con los de 0 a 3 años se llevará a cabo un periodo de adaptación las primeras semanas de curso donde cada centro dispondrá de un horario de incorporación progresiva y organización en grupos reducidos de cuatro o cinco alumnos. De la misma manera, se evitará que los progenitores entren dentro del aula para aplicar las medidas de prevención, higiene y promoción de la salud marcadas por las autoridades sanitarias.

No obstante, cada centro educativo presenta unas medidas y unas recursos facilitados en función de sus necesidades y con el objetivo de dar la máxima respuesta. Además, cada uno de ellos contará como mínimo con un maestro más en su plantilla, debido a la contratación de 4.374 docentes que se sumarán a los que ya forman parte de la plantilla del sistema educativo valenciano y los de los Planes de Actuación para la Mejora (PAM). 

De acuerdo a los cálculos de la Conselleria, 1.670 de los contratados irán destinados a Alicante, 625 a Castellón y 2.079 a Valencia, por lo que, en total, ya habrá más de 76.000 maestros y profesores en las aulas valencianas.

Para todo ello, la Conselleria de Educación de la Generalitat Valenciana movilizará unos fondos extraordinarios de 207 millones de euros para los centros públicos y concertados, los cuales se emplearán también para la contratación de monitores para el comedor escolar, personal para servicios complementarios, gastos extraordinarios, medidas de higiene y digitalización.

La digitalización: el 'seguro' frente al confinamiento

El secretario autonómico de Educación y Formación Profesional, Miguel Soler, explicó en la rueda de prensa el plan de digitalización escolar, cuyas medidas quedarán como mejora de todo el equipo técnico de los centros para los próximos años y no solo para la pandemia.

Así pues, de los 207 millones a movilizar para el curso que viene, 33 se han destinado a la compra de tabletas y ordenadores portátiles para el alumnado, tanto de los centros públicos como concertados, a partir de quinto de Primaria. En concreto, se han distribuido 14.600 tabletas, hay 15.000 más en almacén y se adquirirán más a partir de un convenio entre las Comunidades Autónomas y el Ministerio.

De esta forma, y como todo el estudiantado tendrá un dispositivo con conexión a internet, los primeros días del curso se emplearán para la impartición de formación sobre las nuevas herramientas tecnológicas como base de comunicación. 

En el caso de un nuevo confinamiento, todos estos recursos digitales se utilizarán para la realización de docencia online con el mismo horario estipulado para el alumnado. "Está planteado el curso para que, sea el escenario que sea, todo esté bien organizado", destaca Soler. Por ello, si un alumno o alumna se contagia, podrá llevarse una tableta a casa y luego devolverla al centro.

Flexibilizar entradas y salidas 

Cada centro, en conjunto a estas medidas, desarrollará planes de contingencia en los que adaptarán asuntos como el acceso y salida de los alumnos, puesto que deberán evitar la masificación de gente. Para ello, se permitirá emplear todas las entradas de los centros educativos y flexibilizar las entradas y recogidas dentro de un horario determinado.

Asimismo, se diseñarán salidas escalonadas al patio y con áreas separadas para evitar contactos. En cuanto al transporte escolar, será obligatorio el uso de la mascarilla, a excepción de los niños de 0 a 3 años o con necesidades educativas especiales que no puedan llevarla y que tendrán que viajar en lugares determinados del bus para mantener la distancia. 

Noticias relacionadas

next