Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

'INMEMORIAN', DE ISMAEL SANTIAGO RUBIO

Un Boston futurista y una trama policial: el crimen ganador del VI Premio Literario de Amazon

21/12/2019 - 

VILLENA. "Era sábado por la mañana. Yo estaba haciendo las tareas de casa y escuchando un podcast de economía. De repente, desde cero, se me empieza a reproducir en la cabeza casi la trama completa, así que paro de limpiar y me siento en el sofá a escribir lo que se me estaba apareciendo". La inspiración no entiende de horarios ni conoce modos de aterrizar y deja anécdotas peculiares e inexplicables como esta. Pero, sobre todo, no puede prever qué sucederá con esa idea que trae. En el caso de Ismael Santiago Rubio, esa mañana de sábado la inspiración puso en su cabeza un primer esbozo de la que ha sido Inmemorian, la novela ganadora del VI Premio Literario de Autores en español de Amazon. "Además, aunque yo soy hombre de ciencias y para esto soy muy incrédulo, el día de antes una amiga me dio una piedra tiene propiedades, el citrino, y su información es que despierta la creatividad. A día de hoy sigo creyendo que fue una casualidad, pero tengo que revelar que no he tenido una experiencia de inspiración tan grande nunca como la que da forma a esta novela", añade a su particular suceso.

Inmemorian consiste en una obra distópica que sitúa como escenario al que podría ser el Bostón del año 2093. "En ese futuro, todo funciona con domótica y hay una empresa, llamada Inmemorian, que ha conseguido conservar las conciencias de los recientemente fallecidos en unas consolas. Esto solo se lo puede permitir la gente más adinerada, que cambia su dinero por tiempo para hablar minutos con esa copia del ser querido al que han perdido. Pero un día, el presidente de la empresa anuncia que abarata los costes y que podrán cargar al fallecido en la domótica de sus viviendas, pasando este a controlar toda la casa y ser, por así decirlo, la casa", resume Ismael Santiago.

Esta reducción del precio lleva al personaje principal a cargar en su apartamento a su tío recientemente fallecido, quien le confiesa que no murió por causas naturales, sino que fue asesinado. Es entonces cuando "el protagonista, la conciencia de su tío y un detective chapado a la antigua que entra en escena, se disponen a descubrir quién fue el asesino", adelanta. El crimen de Santiago ya ha sido comparado con la conocida Blade Runner o con una serie que se inspiró en ella, como es Altered Carbon: "Por las críticas que he recibido, el parecido que ha notado la gente quizás se encuentre más en la escenografía. Pero el hilo y la trama son totalmente diferentes", aclara.

Pese a que no se había inscrito en ninguna de las cinco ediciones anteriores, el autor confiesa que sí había autopublicado en la plataforma de Amazon su bilogía de libros anteriores, Exiliado en el futuro (2014) y Viajando entre dos mundos (2017). "Me he presentado ahora porque creía estar preparado para desarrollar una historia con las cualidades y la profesionalidad suficiente para que compitiera. Mi meta era salir entre esos cinco finalistas, algo que veía como inalcanzable", comenta casi incrédulo por haber resultado el premiado. "Cuando me comunicaron que había ganado no me lo creía. Recogí el premio como recompensa al trabajo que hay detrás y que no se ve desde que empecé a escribir", se dedica.

El escritor, natural de la localidad de Villena, todavía conserva en la pared de su estudio el puzzle del nuevo Boston que elaboró, imprimiendo alrededor de cuarenta imágenes del mapa de la ciudad para armar todo el entramado policial: "Esto formó parte del proceso de documentación. Yo quería que fuera una novela cercana a lo que creo que puede ser el futuro en Boston dentro de 70 años. Formé un puzzle con todas las imágenes de Google Maps y, a golpe de rotulador, post-its y anotaciones, transformé esa ciudad, inventado edificios, añadiendo elemento o cambiando nombres de calles", cuenta su modus operandi.

Un póster que va a conservar debido a que ya tiene las palabras puestas en la que será la continuación de Inmemorian: "Aunque la novela tiene su principio y su fin, he creado un universo y unos personajes que pueden dar para muchos casos diferentes. Ya tenía pensado escribir una segunda parte desde antes de que me anunciaran finalista. No sé hasta qué número podré escribir, pero no quiero que sean solo una o dos más. De momento, tengo ya un par de casos bien armados", revela. Aunque ya se ha proclamado el ganador del Premio Literario de Amazon -dotado con 5.000 dólares-, Santiago sigue compitiendo con el resto de finalistas, ya que Prime Video escogerá a una obra de entre las cinco para convertirla en audiovisual. "La gente que la lee me dice que Inmemorian le parece muy televisiva. Pero mi premio ya era quedar finalista", asegura.

Las cuatro novelas que también se seleccionaron como finalistas fueron Nadie vendrá a rescatarnos, de G.G. Velasco; La niñez de Vega, de Luchy Placencia; Anacronía de una marquesa, de Elena Fuentes Moreno, y La coleccionista de noches vacías, de Lorraine Cocó. "De momento, he leído la de Velasco y la de Fuentes -quien ya resultó finalista en 2017- y me parecen tan dignas como Inmemorian para ganar", opina el villenero. En total, han sido 2.400 novelas de 40 países distintos las que se han inscrito en esta sexta edición del que supone un "concurso transparente, porque puedes seguir, minuto a minuto, las obras que se suben, cómo se titulan, quién es el autor, la puedes comprar y, además, estás viendo su posicionamiento en ventas, en críticas, etc.", resalta Santiago.

next