Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 1 de octubre y se habla de paco alcacer villarreal cf Renfe ave castellón cd castellon

Instituto de Acuicultura Torre de la Sal 

Un estudio demuestra la eficacia de los anticuerpos frente a un parásito que afecta a la dorada

15/09/2020 - 

CASTELLÓ. (EP). Investigadores del grupo de Patología del Instituto de Acuicultura Torre de la Sal (IATS), centro de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), publican un estudio que pone de relieve la importancia de los anticuerpos frente a una enfermedad intestinal parasitaria que afecta al cultivo de la dorada.

El trabajo, publicado en la revista Frontiers in Immunology, se ha realizado en colaboración con el grupo de Inmunología de Peces del Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA) del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), en el marco del proyecto europeo ParaFishControl (H2020).

Según ha informado el CSIC en un comunicado, el parásito Enteromyxum leei infecta el intestino de la dorada y, aunque no presenta riesgo para el consumo humano, causa importantes pérdidas económicas en la acuicultura debido a la pérdida de peso y mortalidad que produce. Actualmente, no existen vacunas ni tratamientos frente a esta enfermedad, y su control depende exclusivamente de la detección temprana para retirar a los animales infectados y evitar contagios.

En el presente trabajo, se realizó un experimento de inmunización pasiva en el que se transfirieron anticuerpos específicos de doradas resistentes a la enfermedad a doradas que nunca habían estado expuestas al parásito. Los resultados demuestran que la presencia de estos anticuerpos es capaz de frenar el desarrollo de la enfermedad y disminuir sus síntomas. Además, mediante un estudio de secuenciación masiva del repertorio de inmunoglobulinas (Ig), se encontró que el parásito induce la proliferación de varios clones de linfocitos B, productores de anticuerpos IgM e IgT.

Esta proliferación masiva de linfocitos podría ser parte de una estrategia del parásito para "distraer" al sistema inmunitario del pez, como han demostrado hacer parásitos del mismo grupo en otros peces como la trucha o la carpa común. Sin embargo, en la dorada, alguno de los clones que proliferan son capaces de producir suficientes anticuerpos específicos para proteger de la enfermedad.

Los resultados del estudio demuestran que la inmunización frente a este parásito en la dorada es posible y sientan las bases para la futura producción de vacunas o tratamientos con anticuerpos específicos, que, suministrados en la dieta, suponen una medida más factible que la inyección individual en la producción acuícola.

Inmunidad

Los patógenos son una causa importante de pérdidas económicas en la acuicultura, y la efectividad parcial de los tratamientos disponibles aumentan las posibilidades de aparición de patógenos resistentes a los medicamentos en peces y en el medio acuático. El uso terapéutico de anticuerpos específicos es una alternativa atractiva para proporcionar inmunidad contra estos patógenos. Frente a los productos químicos y antibióticos, que tienen un amplio espectro de acción, los anticuerpos constituyen un mecanismo de defensa específico. Con la aplicación de anticuerpos, la inmunidad puede ser activa o pasiva.

La inmunidad activa depende de la producción de anticuerpos específicos después del contacto directo con el patógeno o antígeno -vacunación o infección-, tarda días o semanas en desarrollarse y produce memoria que puede durar meses o años. En la inmunidad pasiva, los anticuerpos específicos obtenidos de un donante previamente infectado o inmunizado se introducen en un individuo que no ha estado previamente en contacto con el patógeno para conferir resistencia frente a la enfermedad.

La inmunidad pasiva es más rápida y de corta duración y no tiene memoria. La inmunidad pasiva puede ser alogénica o xenogénica, si el origen de los anticuerpos transferidos es el mismo o diferente que el de las especies receptoras, respectivamente. Esta técnica se ha aplicado con éxito en la medicina humana.

Noticias relacionadas

next