X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 7 de diciembre y se habla de CIUDADANOS MARTA MARTÍN TONI CANTÓ Impuesto de sucesiones à punt

Caso Palau

Un testigo afirma que Fabra renovó a Schmidt pese a tener "el informe Diógenes" sobre las irregularidades

22/11/2019 - 

VALÈNCIA. La primera jornada del juicio del caso Palau, que juzga el presunto saqueo del coliseo valenciano, necesitó jornada de mañana y tarde debido a que el primer testigo que declaraba era Xavier Colinas, denunciante y la persona que escribió el informe Diógenes, que explicaba todas las irregularidades que presuntamente se estaban cometiendo en el Palau de Les Arts, y por las cuales la Fiscalía pide penas de entre seis y siete años de prisión para los procesados.

La declaración de Colinas duró más de cuatro horas y fue lapidaria contra las personas procesadas, el exdirector financiero Ernesto Moreno; el presidente del consejo de administración de Patrocini —empresa vinculada al Palau y dedicada a captar patrocinadores—, José Antonio Noguera Puchol; el ex consejero delegado de esta firma Joaquín Maldonado, y el administrador de la sociedad Radcliffe —mercantil que actuaba de intermediaria en las contrataciones—, Pablo Broseta.

Pero no solo los que se sientan en el banquillo salieron ‘trasquilados’ tras la declaración. Colinas contó que, “cuando renovaron a Helga Schmidt, el presidente de la Generalitat Alberto Fabra tenía el informe Diógenes encima de su mesa”, y no solo no hizo nada respecto de las irregularidades allí denunciadas, sino que renovó el contrato de la exintendente. Tampoco el exconcejal del PPCV y exdirector general de Economía, Eusebio Monzó, salió mejor parado.

Sobre la actitud de Monzó cuando le dijo lo que estaba ocurriendo, Colinas dijo que le enseñó el informe Diógenes porque pertenecía a la Comisión Ejecutiva para que supieran lo que estaba pasando, aseguró que el exconcejal fue el primero en ver el informe. Según su declaración, Monzó le dijo que “era muy grave y que lo trasmitiría”. Monzó fue la persona que tuteló su salida cuando fue despedido y que le “garantizó que se asumirían las responsabilidades”, pero como no se cumplió, y por eso “remití el informe a otras personas”.

Pablo Broseta. Foto: KIKE TABERNER  

Acoso y despido

Preguntado por los procesados, declaró que puso en su informe que Ernesto Moreno le acosaba porque “llegó incluso a insultarme, de alguna manera quiso instalar un estado de opinión de mi trabajo. Era una manera de poner en tela de juicio mi trabajo”.

Aseguró que se le redujo el sueldo, a su juicio, por la carta que le envió a la exintendente quejándose sobre la empresa de Pablo Broseta, Ratcliff, y que nunca recibió ninguna carta explicando los motivos. De las vejaciones supuestamente recibidas por parte de Moreno, aseveró que en las reuniones se metían temas que no cumplían objetivos pero que eran órdenes de Moreno y Schmidt para dinamitar su credibilidad y generar opinión sobre su trabajo. Ante el tipo de preguntas hechas por las defensas, el magistrado dijo que no veía la utilidad de las mismas.

Con muchísima diferencia, la defensa más dura con el testigo fue la de Noguera Puchol, ejercida por Javier Boix. El catedrático de derecho penal llegó a decir que se reserva para los informes una posible deducción de testimonio porque el testigo no supo decir quién fue la persona o personas que pactaron el dinero de la indemnización de su despido. De hecho, lo único que dijo el testigo es que sabe que Eusebio Monzó tuteló el despido. El magistrado le recordó al letrado que no hay que amedrentar a los testigos.

Ibáñez

La segunda testigo del día fue Rosa María Ibáñez, la mujer encargada de los patrocinio del Palau hasta que entró en escena Patrocini y ella fue despedida. Según explicó entró a trabajar en julio de 2006 como responsable del departamento de patrocinio. “Fui yo la persona que le propuso a Schmidt que hubiera un área de patrocinios dentro del Palau y ella lo aprueba. Cuando llegué había ya algunas cuentas que no sé quién las había traído”, pero gracias a su trabajo entraron patrocinadores como la CAM o Caixa Cataluña.

Al principio, tal y como explicó, el primer año, estuvo sola captando patrocinadores y haciendo labores de acompañamiento de los patrocinadores y sus invitados, con atención plena y permanente. El segundo año se incorpora una secretaria y luego otra persona que complementaba el trabajo con labores administrativas y de atención a los patrocinadores, pero hubiera sido necesaria más gente, según su opinión.

Patrocini

Al respecto de cómo se enteró de la existencia de Patrocini, Rosa María Ibáñez declaró, “la intendente me comentó que había un grupo de empresarios que iba a colaborar con nosotros en traer patrocinadores. A mí me pareció muy bien. Al cabo de unos meses tuvimos una reunión en el hotel Astoria con Joaquín Maldonado y Noguera que quisieron conocerme para que les explicara cómo era el tema de la captación”.

Foto: KIKE TABERNER

La testigó prosiguió contando que, en un principio, en junio de 2008, “se me pidió por parte de Schmidt que formara e informara a una chica llamada Silvia que me presentó Maldonado” y que, según le dijo, “era la que se iba a encargar de los patrocinadores. Silvia no tenía experiencia en la captación comercial de cuentas. Vino al Palau y le expliqué todo. Yo seguía haciendo labores de captación porque no me enteré hasta el final que yo no iba a estar”.

Hubo un momento, en septiembre de 2008, “que se me indicó que tenía que comunicar a los patrocinadores que iba a ser Patrocini la empresa que iba a llevar los patrocinios. Ese cambio generó problemas con los patrocinadores, hubo algunos que me escribieron para decirme que había cláusulas que no eran iguales y que querían seguir igual que antes. Fueron Iberdrola y Telefónica. Tras saber eso, se lo comuniqué a Helga Schmidt con copia a Moreno, y no me dijeron nada, no obtuve respuesta”, apostilló. La mujer explicó que al poco de quedarse los patrocinadores Patrocini ella fue despedida.

Del despido explicó que, “las razones de mi despido fueron que no había colaborado con el Palau y por uso de taxis, que se comprobó que estaba todo justificado”. Fue un despido improcedente, pues “presenté una demanda y fue declarado improcedente”, les dijo a los allí presentes.

Noticias relacionadas

next