Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Villas con mar y avión privado, peticiones de vacaciones de los millonarios

4/05/2020 - 

VALÈNCIA (EFE).La pandemia va a cambiar este año el tipo de vacaciones de los españoles y también lo va a hacer para los ciudadanos más adinerados, que están pidiendo, para cuando se permitan los viajes,estancias en villas con acceso privado al mar y zonas de aterrizaje de helicópteros o aviones privados y la prestación de servicios sin contacto con personal externo.

Masías, cortijos y fincas situadas en el norte de España, y las islas de Ibiza, Mallorca y Formentera están siendo ahora los destinos solicitados por quienes tienen la posibilidad de realizar viajes de superlujo y no les importa gastarse 5.000, 10.000 ó 15.000 euros al día en sus vacaciones.

El fundador de una agencia de viajes de lujo, The Getter Travel, el valenciano Ignacio Latorre, ha manifestado en una entrevista a  EFE que hasta ahora entre los destinos por excelencia se encontraban, además de las islas, en Madrid y Barcelona, pero con las restricciones que ha impuesto la Covid-19 los millonarios quieren descansar en zonas apartadas de las grandes ciudades y con el mayor grado de intimidad posible.

"Los millonarios no hacen ruido" pero ya han comenzado a expresar sus deseos de viajar en septiembre, octubre o noviembre, con el espacio aéreo reabierto y antes de que pueda rebrotar la epidemia de coronavirus.

Ya una semana antes de que el Gobierno decretara el estado de alarma, cinco o seis familias españolas o extranjeros residentes en España, clientes de esta agencia de viajes, que también presta muchos otros servicios de lujo, se trasladaron a masías y cortijos, con espacios mucho más grandes que su vivienda habitual para pasar el confinamiento.

Movilizaron aviones privados y se desplazaron a estos lugares, donde tienen cubiertas todas sus necesidades por parte de terceros, según ha explicado Latorre, que en situaciones de normalidad también atiende peticiones como llevar a casas particulares a chefs con estrella Michelin o a DJ de moda para fiestas privadas, hacer la compra, cerrar museos para visitas privadas, adquirir máquinas específicas para practicar deporte o búsqueda de niñeras.

The Getter Travel tiene una cartera de clientes de unas 50 familias de España y de otros países de gran poder adquisitivo, todos ellos grandes empresarios, que buscan el anonimato.

Desde que se conocen las fases de la desescalada en España anunciadas por el Gobierno este martes, la agencia ha recibido consultas de tres familias para "tantear" qué propuestas les ofrece para este año.

Para estos clientes, la tendencia que marca el coronavirus es el transporte en avión privado a espacios con acceso privado al mar, donde un yate les pueda recoger a pie de playa para hacer excursiones, y en villas donde el personal externo de servicio tenga contacto cero con ellos.

Para garantizar la salud, este personal guardará quince días de cuarentena antes de la llegada de los clientes y se desinfectará todo el material que entre en la casa. No existirá contacto con el cliente, que solo va a tenerlo con gente de su plena confianza (la seguridad, el piloto o la azafata).

Por parte de los viajeros, tendrán que demostrar que están libres del virus.

"Todo tiene que ser privado, un 100 % no, un 200 % privado, nada de hoteles, nada de recepcionistas. Antes viajaban a las suites de los hoteles, ahora buscan algo totalmente privado", ha comentado.

Si los clientes nacionales buscan viajar entre septiembre y noviembre de este año, en el caso de los turistas internacionales, su demanda de estancias en España se ha retrasado al verano de 2021 y para estas vacaciones pide viajes próximos a su residencia.

Así le ocurre a unos clientes americanos de esta agencia, que se están planteando no cruzar el Atlántico y viajar a Hawai o las islas Feroe.

Los ricos también quieren aprovecharse de la posibilidad de cancelar con una semana de antelación sin gastos ni penalizaciones -frente a lo habitual de un periodo de 2-3 meses-, y de las ofertas de precios que propicia una campaña de verano "perdida".

Según The Getter Travel, los turistas buscan especialmente los valores de la gastronomía -estrellas Michelin- y de la cultura -el Museo de El Prado o la Alhambra-. 

Noticias relacionadas

next