Hoy es 21 de julio

Agricultura reconoce que el parásito y el predador del cotonet no son efectivos contra la plaga

27/03/2022 - 

CASTELLÓ. Los dos insectos importados para luchar contra el cotonet de Sudáfrica no son efectivos contra la plaga. Al menos, todavía no han mostrado su eficacia. Así lo reconoce la propia Conselleria de Agricultura en la orden que ha lanzado recientemente para ayudar a los agricultores de la Comunitat afectados por este insecto llegado en 2009

En los primeros párrafos de la orden, la conselleria apunta que el parasitoide y el depredador importados (el Anagyrus aberiae y el Cryptolaemus montrouzieri) "se encuentran en periodo de aclimatación, por lo que aún no se puede comprobar su relevancia en el control de la plaga". En concreto, sobre el segundo (un escarabajo nativo de Australia que se ha empleado en varias áreas del mundo como medio para controlar una amplia gama de cochinillas), apunta: "Controla únicamente las poblaciones de cotonet a partir del verano, una vez se han producido los daños". 

Y es que, aunque el Delottococcus aberiae "tiene numerosas generaciones al año" y es activo "incluso en los meses de invierno", su máximo poblacional se alcanza entre "mayo y junio". Es precisamente en estos meses cuando los citricultores trataban sus cultivos con los pesticidas a base de metil clorpirifos, ahora prohibidos y que eran "los insecticidas más eficaces", tal y como apuntan los técnicos de la conselleria.

De ahí que finalmente el departamento dirigido por Mireia Mollà haya lanzado la orden de ayudas para compensar las pérdidas ocasionadas por esta plaga llegada de Sudáfrica. Pero previsiblemente, y aunque todavía está por fijar el presupuesto de las subvenciones, estas se quedarán cortas. 

Las feromonas tampoco funcionan

No en vano, sobre otra de las medidas implementadas en la lucha biológica contra el cotonet, el trampeo masivo con feromonas, "todavía no hay datos sobre su eficacia", dado que esta iniciativa comenzó "en 2020", señala la propia orden. 

En esta tesitura, "existen parcelas en la Comunitat Valenciana que presentan altas poblaciones de esta plaga, en las que las medidas alternativas al control químico no están mostrando un control suficiente", señala el texto de la Administración autonómica. De ahí que Agricultura decretase el pasado verano medidas excepcionales para luchar contra el insecto, incluido el tratamiento con metil clorpirifos en determinados campos en los que después se debería eliminar la fruta. 

Pero todo este esfuerzo, así como el dinero empleado en la importación de parasitoides y depredadores, de momento no ha dado resultado y habrá que ver cómo afecta la plaga en la próxima campaña después de que en la pasada haya sido tremendamente dañina. 

next