Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

obras en la plaza de la iglesia y la calle san joaquín

Almassora licita los trabajos de peatonalización del casco antiguo por 487.793 euros

24/10/2019 - 

CASTELLÓ. El departamento de Contratación del Ayuntamiento de Almassora ha publicado este jueves la licitación de las obras de peatonalización de la calle San Joaquín y la plaza de la Iglesia por 487.793,07 euros. La actuación en el casco antiguo de la localidad está cofinanciada por el consistorio y la Unión Europea, a través de los fondos Feder, al 50%. Las empresas interesadas tienen un plazo de 20 días para presentar sus ofertas.

La alcaldesa de Almassora, Merche Galí, y la concejala de Territorio, Carmina Martinavarro, han calificado el avance del proceso como “histórico y definitivo para unas obras de las que se ha hablado durante años pero siempre sin dar pasos determinantes como el de hoy en que sale a concurso público el contrato de obras con un presupuesto cerrado y reservado”. El plazo de ejecución de los trabajos es de cuatro meses y medio en una superficie que alcanza los 2.289,30 metros cuadrados.

Según ha informado el consistorio de la localidad, el procedimiento ha sido difícil por las características específicas de la Vila. De hecho, la Conselleria de Patrimonio solicitó un cambio en los materiales elegidos que ha sido atendido para lograr la uniformidad del barrio a través de la reforma. Las piezas del pavimento evitarán deslizamientos y caídas de peatones en un barrio donde residen muchas personas mayores.

El proyecto diseñado por un gabinete externo y supervisado por los técnicos municipales tiene en cuenta también la necesidad de compatibilizar las obras con la celebración de las fiestas, además de prever los usos posteriores de este pavimento que eliminará los peldaños y las aceras para facilitar la accesibilidad universal, uno de los principales propósitos de la reforma.

En la misma línea, la plaza de la Iglesia tendrá una iluminación especial junto a la fachada de la Natividad para resaltarla respecto a la calle San Joaquín. La plaza también contendrá dos zonas verdes con bancos y arbolado para que la accesibilidad permita también la creación de espacios de reunión en este céntrico enclave.

Limitar el tráfico rodado a residentes, reordenar el entramado viario a una única altura y mejorar las canalizaciones son tres de los objetivos de la intervención, “una de las inversiones más cuantiosas de la legislatura que engloban unas obras complicadas por la propia configuración del barrio, donde las calles son muy estrechas y acceder con maquinaria pesada es difícil”, según Martinavarro.

La edil ha recordado que los pliegos recogen la obligatoriedad de parar los trabajos durante las semanas de fiestas patronales para seguir con normalidad la actividad habitual de las celebraciones. Una vez finalizadas, quedará resaltado el acceso al casco antiguo desde el Raval con un cambio de pavimento y la incrustración del nombre La Vila en el solado. Además, un código de pavimentado destacará datos como los edificios catalogados, los dotacionales y aquellos con interés arqueológico.

Noticias relacionadas

next