Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la reforma integral concluye tras 9 meses de trabajos y una inversión de 4,5 millones 

Camí La Plana: epílogo a una vieja reivindicación vecinal con la apertura al tráfico del renovado vial

Fotos: Antonio Pradas

13/12/2019 - 

CASTELLÓ. La mejora del Camí La Plana dejará de ser desde este viernes una pretérita reivindicación vecinal. El Ayuntamiento de Castelló, con la entrega de la obra a cargo de la empresa adjudicataria, Becsa SAU, abrirá al tráfico el vial después de una inversión de 4,5 millones de euros y más de 9 meses de ejecución.

La reforma integral supondrá un antes y un después tanto para los residentes de la Marjaleria como para aquellos castellonenses que habitualmente se desplazan con sus automóviles desde el núcleo urbano hasta la costa. Como explica el portavoz del gobierno, Rafa Simó, "la renovación comportará ciertos cambios de hábitos peatonales y de circulación de vehículos y bicicletas".

La construcción de siete badenes garantizará el cumplimiento de la limitación de velocidad a 50 km/h en todo el trayecto. Además, el paseo lateral y el carril bici, protegidos con arbolado, arbustos y herbáceas, permitirá "caminar o ir en bicicleta con tranquilidad. Este tipo de obras son las que hacen ciudad", subraya Simó.

La actuación ha afectado a un tramo de 3,8 kilómetros comprendido entre la avenida del Lledó y el camino Serradal. La adjudicataria ha trabajado durante estos meses en tres secciones viarias diferentes, en función de las características que presenta el Camí de La Plana .

En el primer trazado, entre la rotonda de la avenida del Lledó y la del Caminàs (220 metros), se ha construido una pista ciclopeatonal de ancho comprendido entre los 2,38 y los 5,20 metros y una vía de circulación de doble sentido de 6 metros de ancho.

Otras peculiaridades

Para el siguiente tramo, entre el Caminàs y la Donación, con una longitud de 1.514 metros, se ha ejecutado una acera peatonal de 1,20 metros de ancho; un carril bici de entre 1,90 y 2,80 metros según la anchura de vial existente, la misma vía de circulación de 6 metros de ancho y acera en el lado Norte de 1,20 metros.

Para el último intervalo de la carretera, entre la reseñada Donación y el Serradal, con una distancia de algo más de dos kilómetros, se ha apostado por una solución que integra la acequia, para preservar su valor ambiental, histórico, social y como elemento de la infraestructura verde del nuevo planeamiento urbano.

Otra característica importante de la actuación reside en el asfalto fonoabsorbente que se ha instalado a lo largo de los 3,8 kilómetros del recorrido. Se trata de un pavimento especial que reduce el ruido provocado por el tráfico rodado y que contribuye a mejorar la calidad ambiental del entorno al limitar la contaminación acústica.

Noticias relacionadas

next