Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el director de 'Rocketman' no podrá volver en 2021

Cancelado el Festival de Cinema y Música de Castelló, con Dexter Fletcher en el cartel

28/05/2020 - 

CASTELLÓ. No habrá tercera edición del Festival de Cinema y Música de Castelló (CIM). La cita, que debería de celebrarse del 4 al 7 de junio en la capital de la Plana, deja para 2021 su programación que, por el momento, ya se ha cobrado la visita del que iba a ser su cabeza de cartel. Como ha podido saber Castellón Plaza, Dexter Fletcher -director de films como Rocketman o Bohemian Rhapsody- era la gran baza del Ayuntamiento para la edición de este año. Pese a no haberse anunciado todavía ninguna de las propuestas, la organización tenía prevista la visita del cineasta que por problemas de rodaje ya ha hecho saber que no podrá regresar el próximo año. El también actor hubiera acompañado en su encuentro a la directora Icíar Bollaín, que ha grabado en diferentes localizaciones de la Comunitat -entre ellas Benicàsism- el que será su su décimo largometraje, La boda de Rosa.

"Es una lástima tener que cancelar este evento en el que se dan cita los mejores profesionales del cine valenciano, español e internacional, pero ya tenemos prevista la puesta en marcha de 2021 para que el CIM celebre una edición de lujo", ha manifestado la concejala de Cultura, Verònica Ruiz. Los factores que han determinado su decisión vienen siendo los mismos que han afectado a muchas otras citas culturales del país. Desde la imposibilidad de realizar el festival con el aforo limitado o no tener los espacios perfectamente habilitados, hasta el cierre de las fronteras internacionales. "Al final es complicado tirar hacía adelante una programación de este calibre para que solo podamos tener 50 invitados", ha reconocido además el Ayuntamiento. 

Fue en el año 2018 cuando la cita se instaló en Castelló con el único deseo de darle a la ciudad un festival de cine a gran escala. "Queríamos que Castelló dejará de ser una ciudad huérfana en cuanto a este tipo de citas y, en consecuencia, explotar la tradición musical tan importante que tiene la provincia", aseguraba el año pasado Pau Gómez, miembro del equipo organizador. A partir de aquí, el festival desarrolló un cartel que en sus dos primeras ediciones combinó la presencia de importantes rostros para la gran pantalla, como fueron el realizador británico Stephen Frears y el cineasta vasco Julio Meden, o relevantes figuras musicales, como la compositora británica Jocelyn Pook, con representación del talento local, que llegó de la mano de la agrupación Dry River o la Banda Municipal de Castelló. 

En cuanto a este año, las ambiciones estaban puestas en configurar una programación centrada de lleno en los musicales y para la que se contemplaba incluso la posibilidad de abrirse a otras disciplinas como la danza y el teatro. Y es que aunque el cine es la gran "excusa" de esta iniciativa, como defendieron sus organizadores hace justo un año, el CIM no deja de ser un proyecto que nace para dar cabida a  "propuestas comerciales" de cualquier índole, pero también a otras "de calidad, más independientes y arriesgadas". La diferencia respecto a otras citas es que, en su caso, el festival cuenta también con su propia sección de premios. 

Una desescalada lenta para el cine 

Pero esta no es la única cita que Castelló podría dejar escapar este año. Después de convertirse en 2019 en el epicentro cinematográfico de la Comunitat, al menos por un día, al acoger los segundos Premios del Audiovisual, la capital se enfrenta a unos meses de parón que dejan en el aire muchas otras citas culturales. Es el caso, por ejemplo, del festival Queerzzine, que tras aplazar su puesta en marcha prevista para finales de abril, el Ayuntamiento todavía busca una fecha y no confirma su celebración.

Tampoco el ciclo de cortometrajes 'Sessió Contínua' regresará hasta al menos octubre. Este proyecto que alimentaba cada jueves de final de mes la programación cultural de la ciudad con diferentes obras de cine experimental, permanecerá a la espera de los ritmos que marque en su caso la Universitat Jaume I. Aunque como señalan sus organizadores, esto no será hasta al menos otoño, dado que por el momento la institución no ha solicitado ni siquiera la programación trimestral, que suele entregarse por estas mismas fechas. Y en consonancia, la programación completa del Paranimf también permanecerá, que suele llegar cargada de clásicos, entrenos y títulos de autor, también en standby hasta al menos septiembre porque su agenda depende directamente del calendario lectivo. 

Noticias relacionadas

next