Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

cd castellÓn

Cantera y Cartera

20/09/2019 - 

CASTELLÓN. El domingo el CD Castellón se enfrenta a otro filial: el RCD Espanyol B. Los albinegros acudirán a la Ciudad Deportiva Dani Jarque invictos y con la famosa media inglesa como bagaje de los primeros cuatro partidos de la temporada, que les ha llevado a situarse en puestos de play-off.

El RCD Espanyol es uno de los pocos clubes que suele apostar por jugadores de casa de manera regular. De hecho, esta temporada son cuatro los que ya tienen dorsal en el primer equipo.

El gran problema para clubes con gran masa social, con proyectos profesionales, como Hércules, Nástic o el propio Castellón, es que en este grupo 3 los filiales representan una quinta parte de los equipos. Treinta puntos en juego ante filiales. Muchos puntos.

¿Qué ocurre? Pues que, en muchos momentos de la temporada, los intereses deportivos de los equipos B, quedan sometidos al interés del propio club. Jugadores que suben y bajan de equipo cada semana. Unos son convocados por el primer equipo o su selección, una jornada si, otra no. No funcionan como el resto de conjuntos. Dependen de la situación de su primer equipo, o de otro tipo de intereses individuales o colectivos. Su nivel competitivo, por tanto, es muy diferente en función de estas circunstancias.

Un ejemplo: Afortunadamente, el Barça B que llegó a Castalia en la última jornada vino con ausencias de sus jugadores más destacados. El Castellón se jugaba la permanencia y ganó. Justamente. Pero seguro que en Alcoy, que acabó descendiendo en el play off, hubieran preferido que los Riqui Puig y compañía hubieran estado en ese partido. Según datos del portal Transfermarkt, solo este jugador vale más que el CD Castellón (10 millones de euros es su precio de mercado).

Los filiales disponen de jugadores Sub 23 inalcanzables para el resto de clubes. Tienen recursos para reforzarse en invierno. Tanto económica como deportivamente, es prácticamente imposible competir con ellos por un fichaje. Además, en esta categoría no hay limite de gasto (Fair Play financiero).

Una liga propia

Atlético de Madrid B, Real Madrid Castilla, Getafe B, Celta B, Sporting B, Las Palmas Atlético y Real Oviedo Vetusta en el Grupo 1.

Valladolid Promesas, Real Sociedad B, Bilbao Athletic, Osasuna Promesas y Deportivo Alavés B en el Grupo 2.

Barça B, Espanyol B, Valencia B, Atlético Levante y Villarreal B en el Grupo 3.

Sevilla Atlético, Recreativo Granada y Cádiz B en el Grupo 4.

Curioso, pero son 20 equipos filiales oficiales. Los justos para confeccionar un grupo o una liga cerrada de filiales, donde se podrían establecer unos criterios en cuanto a edad y donde estos futuros jugadores de élite, en la mayoría de los casos, podrían competir entre sí.

Seguro que un porcentaje importante de estos filiales acabarán compitiendo los play offs de ascenso. De esta forma, el filtro para el resto de clubes es mucho mayor para retornar al fútbol profesional. Estar en él significa multiplicar los ingresos económicos. Viabilidad.

Unos pocos consiguen saltar todos esos filtros. Pero, desde el otro lado, aquellos clubes que descienden de Segunda a Segunda B, se abocan a tiempos muy difíciles. Se ha creado una élite del fútbol y acceder a ella es posible pero muy difícil.

En otros países, este tipo de ligas existen. Inglaterra, por ejemplo. Pero claro, los clubes del fútbol profesional español, solo se fijan en el reparto televisivo de los británicos y, por ende, el mayor poder adquisitivo que tiene cualquier club inglés.

Nada nuevo. El rico quiere más dinero sin importarle si el pobre tiene para vivir.

Noticias relacionadas

next