Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el nuevo coordinador autonómico confía en cristina fernández para llevar a cabo la 'purga'

Cantó emprende la renovación de Cs en Castellón con Gabarda y Sandra Julià en la cuerda floja

29/09/2020 - 

CASTELLÓ. La renovación interna de Ciudadanos en Castellón empieza a tomar forma. La designación de Cristina Fernández como nueva coordinadora provincial supone mucho más que una declaración de intenciones. El nombramiento pone en la picota a Sandra Julià, cuya etapa como secretaria de Organización parece haber llegado a su fin. Pero no es la única que ve peligrar su estatus dentro del partido naranja. Sus principales valedores, como la diputada autonómica Cristina Gabarda y el líder de la agrupación de la capital de la Plana, Félix del Pozo, se enfrentan a un futuro incierto ante la purga que pretende impeler Toni Cantó, reforzado este lunes por el Comité Ejecutivo como líder indiscutible en la Comunitat Valenciana.

El ascenso de la también portavoz de Cs en la Diputación lleva todavía más mensaje si se tiene en cuenta que la nueva estructura de la formación otorga un poder absoluto al coordinador o coordinadora. La junta directiva, independientemente de su ámbito territorial (autonómica, provincial o local), adquiere forma piramidal, en cuya cúspide se encuentra esa figura, a partir de la cual surgen varias ramificaciones que engloban las áreas de Acción Institucional, Organización y Comunicación. En el último peldaño aparecen los vocalías que, de alguna forma, dan voz a las distintas sensibilidades de los colectivos locales.

Con Fernández como máxima responsable del partido en la provincia, se avecinan cambios importantes en la composición orgánica, actualmente integrada por la citada Julià, con Benjamín Martí como secretario Institucional y Merche Ventura en calidad de portavoz. Precisamente la parlamentaria en Les Corts completa la cuota castellonense en el nuevo comité autonómico.

Aportar estabilidad

La flamante coordinadora provincial, además de diseñar una cúpula afín a Cantó, debe aportar estabilidad para acabar con la actual división interna. La existencia de dos bandos, especialmente activo aquel más próximo a Vicente Castillo y Emilio Argüeso, impide que exista unidad de acción. 

En este sentido, la agrupación de Castelló ciudad mantiene un pulso con València desde hace tiempo. Públicas y sonadas son las divergencias de algunos de sus miembros con responsables de la dirección autonómica, derivando en cruces de reproches y acusaciones a través de los grupos corporativos de mensajería instantánea.

Incluso, hubo un intento de levantamiento, planteando una dimisión en masa para presionar al círculo de Cantó. No obstante, la capital de la Plana se quedó sola en su órdago al no lograr hacer piña con el resto de la provincia. De hecho, ninguno de los cargos institucionales u orgánicos se posicionó en favor del colectivo de Del Pozo. El silencio caracterizó el comportamiento de Fernández y Ventura, por ejemplo.

Tampoco nadie salió en defensa de Gabarda, condenada por injurias contra el presidente del PPCS, Miguel Barrachina. Su situación procesal se presume una de las patatas calientes para Cantó, más cuando los estatutos plantean medidas contundentes ante los casos de investigación y sentencia judicial.

Noticias relacionadas

next