Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

hijo adoptivo de la ciudad, dedicó su vida a los más necesitados

Castelló despide con pesar al Padre Ricardo

23/11/2019 - 

CASTELLÓ. Castelló despidió este sábado al Padre Ricardo, Hijo Adoptivo de la ciudad, en la capilla ardiente que se había instalado en el salón de plenos del Ayuntamiento. La alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, y otros miembros de la corporación han acompañado a los familiares de Ricardo García desde la apertura de la capilla ardiente.

Marco ha destacado del Padre Ricardo su “ejemplo de vida” por ser “una persona que antepuso el sentido de la solidaridad a las ambiciones humanas y dedicó su vida a la sociedad, en especial a los más vulnerables”. La alcaldesa ha mostrado el reconocimiento de la ciudad a quien ha sido “el padre de todo Castelló”. “Hablar del Padre Ricardo es hablar de solidaridad, compromiso social, hospitalidad, respeto, dignidad, pobreza y derechos humanos”, ha recalcado.

La alcaldesa ha pronunciado estas palabras al término del acto de despedida al que también han asistido el presidente de la Diputación, José Martí, el exalcalde de Castelló, Alfonso Bataller, y miembros de la corporación. Decenas de vecinos han pasado por la capilla ardiente y han llenado el salón de plenos para arropar a los familiares y despedir al Padre Ricardo.

La alcaldesa ha mostrado su admiración a quien fue nombrado Hijo Adoptivo de Castelló en 2014 porque “se entregó a la causa de la lucha contra la pobreza”. “Es admirable que alguien que conoció el lado más amargo de la realidad, el mundo de quienes no tienen futuro, tuviera tanta confianza en la humanidad”, ha manifestado ante un salón de plenos lleno de familiares, allegados y vecinos. Marco ha llamado a recordar su trayectoria y dedicación: “La tarea del Padre Ricardo ha sido una lección de vida de la que todos debemos aprender. Nunca hay que perder la esperanza de que otro mundo es posible, sigamos esa enseñanza”.

El cronista de la ciudad, Antonio Gascó, ha sido el encargado de realizar una laudatio en la que ha repasado la vida del Padre Ricardo y resaltado su trayectoria desde que “abandonó la sotana” y dedicó su vida a los más vulnerables. “Su labor no pasó desapercibida y pronto empezó a ser reconocido”, ha apuntado citando sus reconocimientos por las distintas instituciones.

Entre ellas, además de la de Hijo Adoptivo de Castelló, recibió la distinción al Mérito Solidario y Medalla de Plata de la provincia de la  Diputación de Castellón y la Alta Distinción por parte de la Generalitat. El cronista de la ciudad ha recordado cómo él aceptaba los homenajes como una manera de dar a conocer su trabajo y “despertar las conciencias de la gente”.

next