Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

un estudio especializado en talleres 

Chezlalá: así es el estudio que quiere reactivar el arte en Castellón haciendo brotar la creatividad

23/01/2019 - 

CASTELLÓN. "Me gusta pintar flores para que no mueran", decía Frida Kahlo mientras tenía todo su cuerpo hecho pedazos. Que en Castellón es muy complicado vender obras de arte es una realidad a la que los artistas no pueden cerrar los ojos. Ni el casco antiguo ni las afueras pueden darles las garantías suficientes como para hacer crecer el mercado local: no hay turismo, no hay venta. No obstante, ¿qué ocurre con las personas autóctonas? ¿Por qué no tienen interés por la adquisición de obras? En búsqueda de esa respuesta se encuentra Chezlalá, un estudio orientado a la potenciación de la creatividad a través de talleres y cursos formativos. Ubicado en el nº9 de la calle Mealla, su fórmula pasa por hacer frente a las técnicas más academicistas, eso sí, antes de darlo todo por perdido. 

Durante años, Laura Sánchez de Mora estuvo establecida en el Born de Barcelona. El concurrido barrio le proporcionaba las herramientas perfectas para sacar adelante su galería y taller. Sin embargo, extrañaba una de las pocas cosas que las grandes capitales no puede arrebatarle a una ciudad pequeña: su calidad de vida. Los alquileres y la pérdida de tiempo para hacer cualquier tipo de gestión llevaron a la artista de vuelta a su tierra natal hace dos años; no obstante, para eso tuvo que reinventar su trabajo. Ahora, la creadora vive cada vez más volcado a los talleres y la docencia que a la venta de obra. "He pasado de trabajar en una zona muy turística donde todo estaba predispuesto para encajar este tipo de ventas, a operar desde Castellón. Pero tampoco es cuestión de tirar la toalla, tenía que adaptarme a la idiosincrasia de la ciudad y para ello me he volcado en transmitir toda mi experiencia y conocimientos. A través de proponer actividades y de hacer que la gente se involucre cada vez más en el arte, se termina generando un interés colateral por la adquisición de obras de arte", explica Sánchez. 

Foto: ANTONIO PRADASEn este sentido, sus talleres están abiertos a todo tipo de público. No hace falta tener pues una gran ambición profesional para sumergirse en las diferentes técnicas y campos que proporciona el mundo del arte. La clave, según apunta Sánchez, es tener claros tus intereses y dejarte llevar hacia la creatividad. "Tenemos muy interiorizado lo que nos han explicado sobre qué es arte y qué nos acerca hasta él y por eso las personas llevan demasiado arraigada la negación hacia sí mismas, únicamente por el hecho de no saber dibujar o pintar según el modo convencional. Pero para acercarte al arte puedes hacerlo de muchísimas maneras. Mi taller es sitio tanto para aquellos creadores que quieren profundizar en algunas de las técnicas que ofrezco, bastante específicas para estudiantes de Bellas Artes (ya sea pintores, ilustradores, diseñadores o incluso fotógrafos) y que, por cierto, son poco habituales en el programa de academias; o bien personas que parten de cero y que tienen interés en conectar con la parte más creativa que llevan dentro", explica la gestora de Chezlalá. 

Desde la creación artística pictórica, hasta el grabado y estampación utilizando diversas técnicas mixtas y experimentales como la pintura creativa, el collage, transfers con líquidos poliméricos, fotograbado, grabado con planchas litooffset, estampación de monotipos con planchas de presión manual, litopoliester, linograbado, carvado de sellos y planchas de goma, técnicas aditivas de grabado o ecograbado con materiales reciclados: el estudio anhela así convertirse en una alternativa a los talleres más academicistas o a otras propuestas de moda como el popular Salir con arte, basado en la pintura y la reproducción de cuadros. "La idea es fomentar la creatividad que llevamos por dentro todas las personas de forma innata. Entonces, copiando un cuadro realmente puedes pasar un buen momento, debe ser una actividad divertida, pero realmente la creatividad resulta bastante limitada. Chezlalá pretende desarrollar esa parte personal propia del lenguaje que tenemos cada uno a través de imágenes."

Foto: ANTONIO PRADAS

El proceso al final -argumenta la misma- es como el de "meditación", puesto que el arte permite "dejar fuera los problemas para evadirse mientras se está creando, algo beneficioso para cualquier persona". En relación, Laura Sánchez tiene entre manos una asociación artístico cultural de mujeres llamada Tintoreras Art, que empezó a gestarse en mayo del año pasado, y con la que pretende ofertar diferentes actividades artísticas relacionadas con el arte terapéutico. "Nuestro objetivo es poder presentarlo, una vez terminado, a museos e instituciones para poder promover y divulgar el arte de terapia en la ciudad de Castellón, un campo todavía desconocido y que nos gustaría que se empezase a valorar".

Mujer, artista y emprendedora, la castellonense es consciente de que con la puesta en marcha de nuevos proyectos su tiempo personal se va desvaneciendo. Aun así, dejar de reinventarse no es una opción: "Sacar suficiente tiempo para todo es una gestión ardua pero es el estilo de vida que yo he tomado. Es lo que me llena y es mi forma de estar y existir en el mundo", concluye.

Noticias relacionadas

next