la secretaría de protocolo y las cinco vocalías permanecen vacantes desde el mes de noviembre

Ciudadanos sigue sin completar la junta provincial seis meses después de los primeros nombramientos

8/06/2021 - 

CASTELLÓ. La maquinaria de Ciudadanos Castellón sigue al ralentí pese a la actividad de varios de sus principales referentes, decididos a recuperar la normalidad orgánica después de las últimas sacudidas a raíz de las renuncias de algunos históricos y concejales. La dificultad para coger impulso, tratando de rearmar el partido, obedece a la parsimonia de Madrid a la hora de completar los equipos de trabajo. En efecto, el comité provincial continúa incompleto más de seis meses después de los primeros nombramientos, cuando a principios de noviembre de 2020 comenzó la regeneración estructural. 

Desde que la dirección nacional oficializara el ascenso de Cristina Fernández como nueva coordinadora, acompañada en el primer escalafón por Ernesto Doménech (Organización), Domingo Vicent (Acción Institucional) y Benjamín Martí (Comunicación), apenas ha habido novedades. Solo se confirmó en marzo de este año la designación del vinarocense Manuel Herrera para ocupar la secretaría de Programas, hasta entonces desempeñada por el diputado autonómico Eduardo del Pozo. El área de Relaciones Institucionales (comúnmente conocida como Protocolo), que ostentaba anteriormente la parlamentaria Cristina Gabarda, y las cinco vocalías de la junta permanecen vacantes desde hace meses.

Acción jerarquizada

Esa aparente inacción desde la capital de España condiciona la estrategia de Ciudadanos Castellón. No solo porque algunos cargos orgánicos deben asumir tareas que en realidad no les corresponden, sino porque tampoco existe una consigna definida respecto a la acción jerarquizada. De hecho, muchas de las actividades que se vienen realizando en 2021 están tuteladas por València o simplemente surgen de la iniciativa individual, siempre con el objetivo de movilizar a la afiliación y visibilizar la marca.

En este contexto, algunas voces interpretan que la elección de María Muñoz como coordinadora autonómica, en sustitución de Toni Cantó, aportará estabilidad y apaciguará los ánimos. Una consistencia que en el caso concreto de la provincia significará culminar el comité para diseñar una verdadera hoja de ruta, pensando tanto en clave interna como plebiscitaria.

El punto de partida puede suponer la visita del secretario nacional de Organización, Borja González, a la capital de la Plana. El encuentro con simpatizantes sigue pendiente de fecha. En su viaje relámpago a la Comunitat Valenciana a principios de marzo, se comprometió a desplazarse hasta Castelló en cuanto su agenda se lo permitiera tras haber celebrado distintos encuentros con militantes en València y Alicante.

Después de la fusión de algunos colectivos minoritarios, fruto del nuevo modelo estructural, la provincia cuenta con seis grandes agrupaciones: Vila-real, Benicàssim, la Vall d'Uixó, Oropesa, Vinaròs y Castelló. No obstante, hay una notable diferencia entre las cincos primeras y la última, que aglutina a casi la mitad de los afiliados. Esa preeminencia se traduce en una visible representación institucional. Eso sí, ligeramente mermada con la marcha de la concejala Paula Archelós al grupo de no adscritos.

Noticias relacionadas

next