Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Conselleria reduce la frecuencia de los autobuses a los pueblos y la del TRAM ante la caída de demanda

22/03/2020 - 

CASTELLÓ. El bajón en la demanda a consecuencia del confinamiento para luchar contra la propagación del coronavirus ha llevado a la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad a reducir drásticamente los servicios de transporte de su competencia. Concretamente, se trata de nueve líneas de autobús que unen diferentes localidades de la provincia con Castelló e incluso con València; así como el TRAM castellonense, que depende del gabinete que lidera Arcadi España

Según ha podido saber Castellón Plaza, las frecuencias exactas para este servicio urbano de la capital de la Plana todavía no están decididas, aunque pueden llegar a un máximo de un 30% en las horas punta y a un 75% en las horas valle y festivos, tal y como consta en la orden publicada recientemente en el DOGV. Esta recoge que las horas punta son las siguientes: de 07:30 a 09:30 horas; de 13:30 a 15:30; y de 17:00 a 19:00 horas.

Restricciones a los viajeros

Asimismo, la orden también impone restricciones a quienes viajen en este servicio de transporte castellonense. Entre los criterios, el hecho de que solo se pueda ocupar un cuarto de la capacidad total del vehículo o que los pasajeros ocupen asientos separados entre ellos.

Estas restricciones también se imponen a las nueve líneas de autobús competencia de la Generalitat que circulan por territorio castellonense. La frecuencia de las mismas podrán ser reducidas en un 60% en días laborables y en un 75% en el caso de los festivos. Fuentes de la conselleria detallan que en ningún caso se suprimirá una línea, de forma que al menos habrá una circulación diaria. 

Las líneas concretas son: Alcalà de Xivert-Alcossebre (operada por Autos Mediterráneo); Castelló-València, con prolongación a Vinaròs (Hife); Vilafranca-Morella (Automóviles Altaba); Montanejos-València (Autocares Herca); Castelló-Alcañiz y Castelló-Vinaròs (Autos Mediterráneo); Bejís-la Vall d'Uixò-València (Avsa); Vilafranca-València (Hicid); y Puebla de Arenoso-Onda-Castelló-València (Autobuses Furió).

La medida también es una demanda de las empresas, que han visto cómo caían drásticamente sus ingresos en base a la venta de billetes. Además, otras administraciones también han comenzado ya a aplicar las mismas restricciones en base a la misma orden. Así lo han hecho Castelló, Vila-real y la línea que va de la capital de la Plana a Benicàssim. En todos los casos, debe garantizarse la continuidad de las líneas que conectan con centros sanitarios. 

next