Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

CD CASTELLÓN

Del padecimiento a la felicidad

16/10/2020 - 

CASTELLÓ. El Castellón vive tiempos de bonanza deportiva que parecen no agotarse en este atípico 2020. Después dar el salto a Segunda División en el play off exprés disputado en Málaga, el conjunto albinegro ha dado la talla en este arranque de Liga con un fútbol de altura que le ha dejado una cosecha de ocho puntos en las cinco primeras jornadas.

Atrás quedan los tiempos no tan lejanos en que el conjunto orellut no encontraba forma alguna de ganar partidos en una categoría inferior, con muchos jugadores de la plantilla actual en ese equipo. En aquella temporada 2018/19, futbolistas como Álvaro Campos, Joseba Muguruza, Eneko Satrústegui, Rafa Gálvez, Carlos Delgado y David Cubillas tuvieron que esperar hasta la jornada 14 para ganar su primer partido, en una campaña en la que lograron la salvación en la última jugada de la jornada final. 

Estos mismos jugadores están viviendo, dos años después, el lado más amable del fútbol y, además, en una categoría superior. "Estamos dando lo que teníamos dentro y ahora debemos disfrutar de lo que hemos conseguido porque venimos de sufrir bastante hace dos temporadas", reconoce Satrústegui, quien llegó al Castellón en verano de 2018 dentro de la renovación casi completa que sufrió la plantilla tras su ascenso a Segunda División B.

El jugador navarro, junto al resto del equipo albinegro, había recibido el encargo de ascender a la división de plata, pero las cosas funcionaron mal desde el primer momento y solo en las diez últimas jornadas se logró enderezar una nave que parecía caer sin remedio a Tercera División. 

Refuerzo anímico

Aquel paso por la oscuridad se saldó con una salvación in extremis que reforzó anímicamente al equipo orellut en el siguiente curso, el del ascenso a Segunda División. Sin embargo, esa campaña también fue complicada debido al confinamiento provocado por el coronavirus, la incertidumbre sobre la resolución de la temporada y un arranque de play off que se saldó con derrota en los penaltis ante el Logroñés cuando el equipo ya acariciaba el ascenso en los 90 minutos reglamentarios.

Los albinegros consiguieron el objetivo en su segundo intento, sufriendo en sus dos eliminatorias frente a la Peña Deportiva y el Cornellà. "Todo lo que ha pasado en estas temporadas ha unido más a la plantilla", afirma Satrústegui, que no olvida aquella travesía en el desierto que precedió al buen momento que está viviendo el club en la actualidad. "Hace dos años parecían inalcanzables las victorias y eso nos ha ayudado a ser conscientes de que hay que esforzarse por cada punto", destaca.

Aquellas penurias del pasado han forjado un espíritu de equipo que hoy se manifiesta en una categoría superior y con un fútbol elevado.

Noticias relacionadas

next