Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

balance del 2018

Diputación depura 6.000 millones de litros de aguas residuales de cerca de 100 poblaciones

26/05/2019 - 

CASTELLÓ (EP). La Diputación de Castellón ha tratado 6.000 millones de litros de aguas residuales durante 2018 en 99 municipios de la provincia con una población total en su conjunto de más 60.000 habitantes.

Este servicio se realiza junto a la empresa Facsa, especialmente en los municipios de menor tamaño de Castellón, en los que ha ampliado su plan de trabajo en materia de tratamiento de aguas residuales. Alcanza a un cómputo global de 61.383 habitantes equivalentes y 63.582 habitantes censados, según ha informado la Diputación en un comunicado.

El responsable provincial del Ciclo Integral del Agua, Juan Bautista Juan, ha explicado que "el servicio de depuración de aguas residuales es fundamental para el Gobierno Provincial en una apuesta por igualar las oportunidades en todo el territorio y, por supuesto, con el respeto y cuidado al entorno natural".

Juan ha indicado que son instalaciones que requieren de una "importante inversión" para realizarlas y también para su mantenimiento, instalaciones que ha calificado de "poco vistosas pero indispensables para mejorar la calidad de vida en la provincia de Castellón".

El funcionamiento de las instalaciones alcanzó un rendimiento medio del 95% y su funcionamiento continuado "evitó el vertido al medio ambiente, tanto de materia orgánica como de sólidos en suspensión", en las siguientes cantidades: 1.136 toneladas métricas (Tm) de contaminación en forma de Demanda Biológica de Oxígeno (DBO5), 2.673 Tm de contaminación en forma de Demanda Química de Oxígeno (DQO) y 1.069 TM de contaminación en forma de Sólidos en Suspensión (SS).

A su vez, como subproducto a consecuencia de dicha depuración, se produjeron 4.717 toneladas de fangos de excelentes cualidades agronómicas que se aplicaron como abono para fertilizar una superficie de más de 690 hectáreas.

Control de vertidos

Tanto la Diputación de Castellón como Facsa, en colaboración con los ayuntamientos, aseguran haber incrementado las tareas de control para evitar que los vertidos industriales acaben en la red de alcantarillado. En ese sentido, en Vall d'Alba se ha puesto en marcha un servicio especial de control que opera como policía de vertidos y que permite garantizar el adecuado cumplimiento de las ordenanzas municipales en esta materia. "Un dispositivo que, además de minimizar las afecciones sobre el proceso depurativo de las EDAR, favorece la posible revalorización agrícola de los fangos producidos", añaden.

Además de invertir 5.539.206,44 euros en el mantenimiento de estas instalaciones, en 2018 se destinaron 162.167,08 euros para mejorar las infraestructuras ya existentes. Actuaciones entre las que destaca la optimización del sistema de aireación de la EDAR de Cervera -lo que posibilitará un ahorro energético de 5.000 kw/año-, así como diversas adecuaciones y mejoras en las EDAR de Lucena, La Llosa, Costur, Xilxes, les Coves de Vinromà, Morella, Cervera, Benassal, Traiguera y Montán, así como la puesta en marcha de la estación de bombeo (EBAR) de la pedanía de La Baseta.

También durante el año pasado se pusieron en marcha dos nuevas instalaciones, ubicadas respectivamente en las localidades de Barracas y Xodos, a las que en 2019 se sumarán otras dos en Argelita y Matet.

Estas cifras "avalan el crecimiento" que ha experimentado el servicio, que arrancó en 1994 con 16 instalaciones, 23 empleados y un caudal de agua residual de 952.947 m3 y en la actualidad emplea a 106 personas que, junto con el personal del Área Técnica de la Diputación Provincial de Castellón, se encargan de llevar a cabo las tareas de explotación y mantenimiento de las instalaciones.

Noticias relacionadas

next