X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

de la mano del 'coach' tony calvo

El Col·legi de Treball Social de Castelló aborda cómo neutralizar las toxinas de la comunicación

20/01/2020 - 

CASTELLÓ. El Col·legi Oficial de Treball Social de Castelló se une a la celebración del Día Europeo de la Mediación con una sesión de trabajo grupal en su sede, que tendrá lugar este martes a las 17.00 horas, para analizar las toxinas de la comunicación en los conflictos y promover entre el colectivo de trabajadoras y trabajadores sociales las pautas y técnicas que permitan abordarlos de una forma más neutral y constructiva para las partes. 

Desde el organismo colegial inciden en el valor de la mediación dentro del proceso de atención y acompañamiento a las personas en el que basa su razón de ser el trabajo social y recuerdan que la nueva Ley Valenciana de Servicios Sociales Inclusivos “ya la establece como servicio garantizado, gratuito, voluntario y confidencial” dentro del catálogo de prestaciones del sistema público valenciano de servicios sociales.

La dinámica correrá a cargo del coach y facilitador del cambio Tony Calvo. Se trata de una actividad eminentemente práctica que pretende trabajar “la geografía de las toxinas” que influyen en cualquier proceso comunicativo y alimentan los conflictos, “creando espacios de exploración y reflexión, individual y conjunta, para identificar dichas toxinas, ver cómo impactan en uno mismo y en los demás, decidir qué hacer con ellas y cómo trabajarlas”, explica Calvo.

El objetivo no es otro que abordar esas toxinas a través de diferentes herramientas que actúen como antídotos y que pone sobre la mesa la llamada facilitación sistémica, una nueva metodología que aporta habilidades y técnicas para transformar y enriquecer los espacios de encuentro.

Este experto identifica cuatro tipologías principales de toxinas en la comunicación: culpar y criticar (atacar a la persona o el carácter del otro en vez de enfocarse de la manera correcta en la conducta o comportamiento específico que le molesta o inquieta); ponerse a la defensiva (llevando a la persona a negar su responsabilidad en el conflicto); aislamiento o amurallamiento (incluye cortar la comunicación y negarse a participar en la resolución de un problema) y el desdén o desprecio, “un signo claro de falta de respeto, que incluye el sarcasmo, subestimar al otro, el cinismo y el humor hostil o fuera de lugar”, detalla.

Para este facilitador del cambio, lo primero que hace falta cambiar para resolver positivamente un conflicto “es la actitud, clave para querer llegar a un punto de encuentro en el que conectar y atender a las necesidades de las partes en conflicto y a lo que les une. Es fundamental entrenar la habilidad de comunicarse de manera asertiva y empática, y trabajar la inteligencia emocional de las partes en conflicto, y todo esto se posibilita enormemente desde la mediación y la facilitación sistémica”.

Desde el COTS Castelló resaltan el impacto positivo de la mediación en los ámbitos familiar, comunitario, educativo, laboral, empresarial y sanitario, entre otros muchos, porque facilita la comunicación entre las personas implicadas y les capacita para negociar y resolver conflictos en el futuro, ahorra tiempo y dinero y puede evitar procedimientos judiciales, reduciendo así la carga emocional y el sufrimiento que generan.

“Si partimos de la base de que el conflicto es un fenómeno natural e ineludible, inherente al ser humano, la mediación nos aporta unas herramientas, habilidades, técnicas y pautas que nos permiten abordar los conflictos de manera más neutral y justa, enriquecedora, constructiva y desarrollativa, dando espacio a la diversidad, el crecimiento y la transformación positiva de los seres humanos”, concluye Calvo.

Noticias relacionadas

next