Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 25 de septiembre y se habla de VIVES estudio #CORONAVIRUS debate de política general

el portavoz 'popular', javier fuster, cifra en 107.000 euros el sobrecoste para los vecinos

El PP reprocha al PSPV que suba el IBI y las basuras en Burriana "para poder pagar la subida de sueldos"

22/10/2019 - 

CASTELLÓ. El Grupo Municipal del Partido Popular en Burriana ha lamentado que el PSPV cargue en las familias el gasto de 107.000 euros que ha decidido imponer a la ciudad para así doblarse la nómina. Según los populares, "el PSPV de Burriana pagará a costa de los bolsillos de las familias la subida de sueldos que aprobaron el pasado verano" por lo que "la población soportará una subida de impuestos que supondrá que el IBI se dispare un 5% en 2020 y la tasa de basuras se incremente un 11,5%", según denuncian.

Según ha señalado este martes a través de un comunicado Juan Fuster, portavoz del PP en Burriana, “los socialistas fueron diligentes en subirse los sueldos. No hubo tensiones ni dificultades para que PSPV y Compromís alcanzaran este pacto en verano. Ahora quien paga este dispendio es la ciudadanía”.

Fuster ha indicado que "la población soportará un incremento de la presión fiscal a sus espaldas porque PSPV y Compromís no han dudado a la hora de disparar el gasto en nóminas". “Y el problema -según dice- es que mientras hay concejales que cobran más de 3.000 euros, hay ciudadanos que esperan desde hace meses que les limpien la calle o que les reparen una acera”.

Burriana, tal y como la ha radiografiado Fuster, “está en un estado de abandono notable. Y no lo dice el PP, lo dicen los vecinos que se quejan de la falta de limpieza, del abandono de contenedores y la degradación de infraestructuras públicas”.

El portavoz popular añade que “estas, sin embargo, no son prioridades para el PSPV y Compromís. La verdadera meta era cobrar un buen sueldo y así lo reconocieron en pleno cuando justificaron la subida de sus nóminas. Ahora los que pagarán este gasto extra serán los ciudadanos a través de impuestos. Pero lo triste es que este hachazo fiscal no se traducirá en una mejora de servicios, porque en la práctica los mayores fondos recaudados van a ir a sufragar el gasto de un PSPV que ha mirado por sus intereses pero no por los de Burriana. Máxime en un momento en el que la crisis económica ha dejado de ser un rumor para empezar a hacerse presente”, según entiende Fuster.

Noticias relacionadas

next