X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ahora, Hijo Predilecto de betxí

'El señor de la televisión' finaliza la huida

10/01/2019 - 

CASTELLÓN. La vida del general Francisco Llano de la Encomienda estuvo marcada por la huida: festejó a escondidas con la cubana Isabel Palmer ante el frontal rechazo al noviazgo por parte del padre de la mujer, huyó a Francia en los últimos estertores de la Guerra Civil tras mantener una inquebrantable fidelidad a la causa republicana y se exilió a México en 1942, cuando constató que la dictadura franquista iba para largo.

El hijo del general, Luis de Llano Palmer, siguió los pasos de su padre en esa vida esculpida en la constante huida. Nació en Betxí en 1918 a espaldas de su familia materna, batalló como artillero en la Guerra Civil con apenas 20 años en el seno del Ejército Popular Republicano y en 1939, cuando la resistencia antifascista se desmoronó en Cataluña, cruzó la frontera francesa y, tras unos penosos meses en un campo de refugiados, embarcó en el vapor ‘City of Alba’ rumbo a Alabama con apenas un dólar en el bolsillo. A aquella improvisada huida al exilio le siguió una vida de película en México y varios nostálgicos regresos a su localidad natal, el primero de ellos en 1969, cuando el régimen franquista daba síntomas de agotamiento. Luis de Llano murió en la capital azteca en 2012, a los 94 años de edad, rebautizado para siempre en el imaginario colectivo mexicano como ‘El señor de la televisión’ pero sin conexiones familiares con Betxí.

Sin embargo, el Ayuntamiento del municipio reconocerá ahora a título póstumo su irrepetible trayectoria vital con su nombramiento como Hijo Predilecto en un pleno que se celebrará a finales de enero, según confirma a Castellón Plaza el concejal de Cultura, Toni Meneu. Previamente, este próximo viernes a las 19.00 horas en el Teatro Municipal, se le nombrará Clavari Major de Sant Antoni con la asistencia de su nieto Jerónimo, residente en Miami pero muy ligado también a México. “El general Francisco Llano de la Encomienda fue Hijo Adoptivo de Betxí pero su hijo Luis no, a pesar de ser merecedor de ello porque fue un pionero de la televisión en México y en las principales cadenas hispanas de Estados Unidos”, argumenta el concejal de Cultura para justificar la alta distinción municipal.

Meneu alude al meritorio ascenso social y profesional de Luis de Llano desde su clandestino desembarco en Alabama hasta convertirse en todopoderoso productor en el imperio mediático en lengua hispana del magnate mexicano Emilio Azcárraga. Un ‘self-made man’ en toda regla.

Según relata en un artículo el escritor betxinense José Francisco Blasco, tras llegar al país azteca como refugiado político, Luis de Llano adquirió la doble nacionalidad y trabajó como guía turístico hasta que poco después, en 1940, empezó a escribir guiones radiofónicos y a producir programas en la emisora XEW Radio de México, donde conoció al magnate Emilio Azcárraga.

En 1946, tras superar un duro proceso de selección, De Llano dio el salto a Nueva York para doblar películas del inglés al español de la mano de la mítica productora Metro-Goldwin-Mayer y, posteriormente, ejerció como director y productor de programas de radio en español para la famosa cadena norteamericana NBC.

En 1950 retornó a México tras aceptar una oferta de Emilio Azcárraga, ya entonces dueño del grupo Telesistema Mexicano, quien le contrató como director de producción y programación de tres canales televisivos. Innovó las técnicas de realización de programas en México, guionizó la primera  comedia musical de la historia televisiva del país azteca, popularizó las telenovelas entre el gran público y, durante los años 60, dirigió como jefe de producción la expansión televisiva del imperio mediático de Azcárraga en Estados Unidos.

La trayectoria televisiva de Luis de Llano concluyó en 1973. Tras la muerte de Emilio Azcárraga, su mala relación con el hijo del difunto magnate desembocó en su marcha al Canal 8 y en su posterior despido cuando éste se fusionó con Telesistema Mexicano, germen del actual grupo Televisa.

Tras unos años de cierta inestabilidad profesional en la televisión pública mexicana, se retiró y cedió el testigo como productor a su hijo Luis de Llano Macedo.

Conocido en México como ‘El señor de la televisión’, su ilimitada creatividad y su intensa vida amorosa le otorgaron una gran popularidad en el país hispanoamericano. Contrajo matrimonio con las actrices Rita Macedo y María Rivas, y en terceras nupcias con la coreógrafa Amalia Hernández, con quienes tuvo en total cuatro hijos.

Ganador del Premio Ondas en 1970, Luis de Llano recibió numerosos reconocimientos oficiales en España, México y Francia, entre ellos la Legión de Honor en el país galo. A la larga lista de condecoraciones, ‘El señor de la televisión’ sumará en breve la de Hijo Predilecto de Betxí, que certifica, al menos metafóricamente, el final de una vida de película marcada por la constante huida.


next