X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

cd castellón / el análisis

La apuesta de Óscar Cano

11/09/2019 - 

CASTELLÓN. Óscar Cano insiste en que la plantilla está hecha a su gusto. Esto no debería ser noticia, pero en el Castellón de los últimos tiempos, sí lo es. Con los indiscutibles de la pasada temporada como base, parece que se ha conseguido aumentar la competitividad en el grupo con el resto de incorporaciones. No se parte de cero. Se está comprobando en este arranque liguero.

El técnico granadino ha arrancado la Liga armando un once en el que todos los jugones están en él. Es verdad que la plantilla tiene futbolistas con características diferentes y que permiten varios modelos de juego. Futbolistas fuertes físicamente, desequilibrantes y veloces… Este año sí hay variedad de perfiles.

En definitiva, alternativas que dan muchas opciones a quien decide cómo jugar, y a la vez, dificultades a la hora de elegir quienes salen de inicio. Pero, hasta ahora el míster albinegro ha apostado por los jugones: Carles, Calavera, Jorge y Rubén Díez. Es una apuesta por "crecer a partir de la pelota" que ha hecho disfrutar al aficionado fundamentalmente en las primeras partes de estos tres partidos disputados.

Obviamente, la mayoría quiere saber el porqué de esos bajones de juego en las segundas partes. Aquí hay teorías para todos los gustos. La de Cano tiene que ver con el control del juego: "Sin la pelota sufrimos, está claro que podemos defender mejor, pero no mucho mejor con estos jugadores. Y si pusiéramos a jugadores mejores defensivamente perderíamos mucho la fluidez y presencia en área contraria" manifestó el técnico tras el agónico empate en La Nucía. Es una manera de decir que su apuesta es firme. Y la aplaudo porque en los buenos momentos el equipo juega de cine. Si los resultados acompañan, todo será más fácil. Esta temporada habrá confianza a medio-largo plazo en todos. Dudo que veamos volantazos en las decisiones deportivas como los de la temporada pasada.

Habrá tiempo para todos

La otra variable es el grupo. Cano lo sabe. Todos los jugadores deben sentirse importantes para poder sacarle todo el jugo a este plantel. La sensación es que, a diferencia de la anterior, esta temporada hay plantilla, no solo equipo. Y la competición es tan larga en esta categoría que nadie puede asegurar, a estas alturas, que el líder no acabe descendiendo. Que le pregunten a la UB Conquense. Así que, en algún momento del curso, todos van a ser importantes. Al menos, una gran parte. Ese es el deseo de la comisión deportiva.

Hasta ahora, Cano ha insistido en una idea y en un grupo concreto de jugadores para llevarla a cabo. Tres partidos, el mismo once. Hasta los cambios parecen repetirse. En los tres partidos, Gálvez entró por Calavera en momentos en que el equipo estaba sufriendo. Especialmente, en los dos últimos choques, esta modificación resultó determinante en la consecución un resultado positivo. El cordobés se ha convertido en el primo de Zumosol de los jugones. Gálvez ha aparecido para salvarles cuando estaban en problemas. Está llamando a la puerta de la titularidad.

Jorge es otro que no suele acabar los partidos. Tiene muchísima calidad pero le está costando en el balance defensivo. Ha sido relevado en todos los encuentros. Siempre por un jugador veloz y explosivo (Íñigo o Alfred). El tercer cambio, que siempre ha agotado hasta ahora el técnico, está más repartido y, por tanto, es menos significativo.

A nivel táctico, la entrada de otro centrocampista podría llevar a Rubén Diez a su sitio natural, la mediapunta, pero a costa de jugar con un solo delantero.

La apuesta de Cano, junto a Elías, es la que estamos viendo en estos primeros partidos. Escuchándole, queda claro que es una apuesta decidida y firme. Eso sí, el objetivo final debe ser el conseguir que la orquesta suene bien durante todo el concierto. Aunque haya que prescindir de algún violín e introducir algo de percusión al asunto. Porque Cesar Díaz ha vuelto con la guitarra bien afinada…

La propia competición y los resultados, acabarán mostrando el camino.

Noticias relacionadas

next