Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 28 de noviembre y se habla de cd castellon CIUDADANOS CASTELLÓ evha coronavirus

la aplicación del nuevo tipo para 2021 corre peligro ante la imposibilidad de cumplir plazos 

La rebaja del IBI en Benicàssim encalla por las disputas políticas entre el bipartito y la oposición

14/11/2020 - 

BENICÀSSIM. La rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en Benicàssim encalla por las disputas políticas entre el bipartito (PP y Ciudadanos), que gobierna en minoría, y la oposición, integrada por el PSPV, Compromís, Ara Podem y el grupo de no adscritos. La entrada en vigor del nuevo tipo impositivo para 2021, al 0,54% frente al actual 0,555%, corre peligro ante la imposibilidad de cumplir los plazos legales. Al menos, así lo señalan fuentes municipales, que incluso apuntan que si el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) no recoge este sábado el acuerdo plenario, difícilmente las ordenanzas fiscales serán válidas con vistas al próximo año, teniéndose que prorrogar las del presente, una versión que contradice el bloque de la izquierda. "Claro que llegaremos a tiempo", sostiene el portavoz de la coalición valencianista, Joan Bonet.

Según la tramitación administrativa, la publicación de la resolución en el mentado BOP abrirá un período para la presentación de alegaciones. Finalizado ese plazo, los servicios jurídicos del ayuntamiento deberán resolver los recursos y emitir posteriormente un informe definitivo, que se elevará al pleno para su validación por la corporación. Desde ese momento se considerará aprobada la nueva fiscalidad.

El ejecutivo local insiste en que ese proceso se alargará más de lo debido, sin posibilidad de activar el gravamen a partir del 1 de enero. Sin embargo, desde el otro lado se defiende lo contrario, lo que evidencia el perenne enfrentamiento entre ambos bandos desde que Domingo Lorenzo dejara al bipartido a merced de la oposición al abandonar las filas de la formación naranja en junio (ocho concejales contra 9). 

Los dos relatos sobre la aprobación de la contribución son la mejor constatación de la situación de ingobernabilidad en el Ayuntamiento de Benicàssim. El PP y Cs se atribuyen el éxito de reducir el coeficiente para que la ciudadanía pague alrededor de 50 euros menos por el recibo en 2021. Además, afea a sus rivales políticos haber rechazado una enmienda para bonificar a los empresarios de hoteles, campings, hostales y pensiones con el 25% de la cuota íntegra del impuesto.

"La medida pretendía mitigar los duros efectos negativos que la crisis sanitaria ha creado en el turismo", subraya la vicealcaldesa, Cristina Fernández. "Uno de los sectores fuertemente castigados por la pandemia, además de generador de puestos de trabajo en muchas familias benicenses", agrega la alcaldesa, Susana Marqués.

Frente a esta tesis, los líderes del PSPV y Compromís, Miguel Alcalde y el citado Joan Bonet, respectivamente, advierten que el escrito del gobierno municipal escondía "una trampa con triquiñuelas de muy bajo nivel". Así, además de los beneficios para los hosteleros, planteaba eliminar ese 0,54% del IBI urbano para dejarlo en un 0,550%.

Una polémica que se remonta a septiembre

Hay que retroceder en el tiempo para entender mejor la polémica. En el pleno de septiembre se consensuó una moción entre todos los partidos para rebajar el impuesto de cara a 2021. En la siguiente sesión ordinaria, la correspondiente al mes de octubre, el bipartito sugirió "una bajada al 0,550%, mientras que nosotros expusimos que fuera hasta el 0,54%. Al final, sacamos adelante nuestra propuesta, cuya aprobación quedó pendiente de los informes favorables de los técnicos de la casa. Por lo tanto, había que celebrar otro pleno", explica Alcalde.

Y esa convocatoria, de carácter extraordinario, se celebró este viernes. El único punto del orden del día hacía referencia a la modificación de la ordenanza fiscal reguladora, aunque el equipo de gobierno aprovechó para presentar una corrección, volviendo a plantear el 0,550% como tipo impositivo con la novedad de establecer una bonificación del 25% para los empresarios del turismo.

"Muy posiblemente habríamos votado a favor de la enmienda si se hubiese dejado el 0,54% que se acordó en el anterior pleno, porque coincidimos en que el turismo es uno de los sectores más castigados. No obstante, al insistir en ese 0,550% hemos rechazado la propuesta", señala Bonet. Como viene sucediendo desde que la corporación se fragmentara por los casos de transfuguismo, el cruce de reproches y las subidas de tono caracterizaron la sesión, augurando nuevas batallas en el futuro.

Noticias relacionadas

next