X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Las obras de la rotonda del Camí Vell Onda-Castelló en Vila-real se licitarán antes de terminar el año

7/11/2018 - 

VILA-REAL. La futura rotonda proyectada en la confluencia del Camí Vell Onda-Castelló con la calle Encarnación está más cerca de ser una realidad. El concejal de Territorio, Emilio M. Obiol, ha mostrado este miércoles el proyecto definitivo de la infraestructura, cuyas obras de construcción se licitarán antes de finalizar el año para que la empresa que las asuma realice la intervención en un plazo aproximado de tres meses, según recogen fuentes municipales en un comunicado.

“Como ya hemos dicho en alguna ocasión -ha señalado Obiol- se trata de una obra necesaria, importante y esperada, que pretende dotar de funcionalidad al tráfico rodado, solucionar problemas y dignificar la entrada y salida de nuestra ciudad”, apunta máximo responsable del departamento.

En este sentido, el edil ha recordado que además de esta rotonda que mejorará la seguridad en la zona norte –uno de los puntos de entrada a la ciudad y al polígono industrial contiguo- también se ejecutará próximamente otra de similares características en la zona sur, entre el Camí Les Voltes y la avenida de Bélgica.

Para Obiol, “hablamos de trabajar en pro del interés general y, en este caso, de garantizar la movilidad y el tráfico, en áreas especialmente conflictivas”, apunta el concejal, quien destaca que “nos encontramos a las puertas de la licitación del proyecto de la rotonda que mejorará el tráfico en el norte de Vila-real. Esperamos tener seleccionada a la empresa que hará las obras antes de acabar el año, para que empiece a trabajar cuanto antes”.

Según el edil, todo está listo, desde el proyecto, hasta la expropiación de una casa en la zona, cuya superficie se necesita para poder ejecutar una rotonda de 21 metros de diámetro. “La intención es derribar la vivienda, con el objetivo de hacer una glorieta en condiciones para facilitar el giro de los camiones, que hasta ahora debían meterse en dirección a Santa Quiteria hasta la campa de camiones de la multinacional Muelles y Ballestas para maniobrar y poder moverse por la zona”, explica, “lo que generaba problemas para el tráfico y peligrosidad para los vecinos”. Así, asegura que con esta solución, los vehículos de gran tonelaje “lo tendrán más fácil para trabajar y moverse por el espacio con unas garantías mínimas de seguridad”, esgrime Obiol.

El presupuesto asciende a 92.202 euros y cuenta con un plazo de ejecución de tres meses. “Además de derribar la casa adquirida, repondremos y mejoraremos las conducciones de teléfono y riegos, crearemos cuatro pasos accesibles en las esquinas y se instalarán una torre vertical de alumbrado con cuatro brazos, así como cámaras de seguridad y todas las señales y cartelería informativa necesarias”, indica.

Zona ajardinada

También se tomará un pedazo del jardín ubicado enfrente. “Se talará uno de los árboles, pero lo compensaremos plantando más árboles justo en el espacio que ocupa actualmente la casa”, manifiesta Obiol, quien, además, detalla que la rotonda no será ajardinada, sino que dispondrá de una superficie diferenciada del resto, pero transitable. “En el caso de que un camión muy grande esté dando la vuelta y se le quede corto el espacio podrá pasar por encima de la rotonda sin mayores problemas, ya que es transitable”, señala. Además, estará decorada con un escultura que se ha ofrecido a pagar Muelles y Ballestas, que “será representativa de la ciudad, con algún elemento significativo”, explica el concejal

“Gracias a esta infraestructura,con una inversión mínima, pero resultona, facilitaremos los accesos tanto al polígono industrial como al campo de fútbol -señala Obiol-, ya que muchos visitantes que acuden en días de fútbol entran por esos viales”, concluye.


Noticias relacionadas

next