X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

sense soroll anuncia que se mostrará inflexible con el acatamiento de la sentencia

Los hosteleros avisan que las Tascas desaparecerán si se prohíbe el consumo total de alcohol en la calle

17/09/2019 - 

CASTELLÓ. Los propietarios de los diferentes establecimientos ubicados en las Tascas avisan que la zona de ocio desaparecerá como tal, con el cierre de los locales, si el Ayuntamiento de Castelló prohíbe el consumo total de alcohol en las calles Isaac Peral y Barracas. El acatamiento de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), anulando el artículo 26 de la ordenanza de Convivencia Ciudadana, asesta un golpe mortal a los hosteleros, que instan al tripartito a buscar una solución para mantener el actual modelo tradicional y, al mismo tiempo, respetar el descanso de los vecinos.

En el pleno del 26 de septiembre, como avanzó este lunes Castellón Plaza, la corporación aprobará la ejecución de la resolución judicial, que obliga a rehacer el citado punto de la normativa municipal con el propósito de eliminar el contenido que ampara las Tascas.

Según José Romero, de La Guindilla, "el fallo supone cargarse un punto de reunión de la ciudad y turísticamente valorado en España. Estamos con una mano delante y otra detrás. Hemos luchado mucho y el desgaste emocional es grande como para que ahora se vaya a prohibir que la gente pueda beber en la calle".

Romero asegura que "si el ayuntamiento no hace nada con este tema, tendremos que cerrar los negocios. No sale rentable que los clientes se queden dentro bebiendo. No tenemos aforo", una afirmación que comparten los gestores de Ernesto.

Las Tascas, aunque engloban varias arterias, solo se localizan en la calle Barracas con Amado, La Tapería (mel de romer), La Taska, La Guindilla, la Tasqueta y Ernesto. En Isaac Peral, ya no existe ningún espacio gastronómico abierto tras bajar la persiana Cerverinos (antiguo Cantó del Vi) el pasado mes de abril, sumándose así a El Mejillón y La Cueva. 

El Ayuntamiento de Castelló trabaja contra reloj para contentar a todas las partes implicadas. Y es que Sense Soroll, asociación que inició el litigio en 2008, se mostrará inflexible sobre la aplicación de la sentencia, como adelanta su portavoz, Rafael Monfort. "Queremos que se cumpla y no vamos a ceder en eso. Tampoco en que utilicen los veladores como excusa para la modificación de la ordenanza".

En ese sentido, Monfort recuerda que existe un decreto que regula no solo la instalación de las mesitas en la vía pública, sino también el aforo permitido para cada una de ellas. "No podemos pasar de dos y cuatro personas a 100, por ejemplo. Eso no lo vamos a consentir", subraya.

La otra posibilidad que baraja el consistorio como recurso legal para preservar la singularidad de las Tascas, esto es, acogerse al punto 7 del artículo 69 de la Ley de Salud Pública, en opinión del representante de Sense Soroll, choca directamente con las medidas adoptadas por considerarse Zona Acústicamente Saturada (ZAS). "Según lo que decidan, pueden estar incumpliendo la legalidad en este tema, y así se lo transmitiremos al concejal", asegura.

El enunciado en cuestión señala que "los ayuntamientos podrán autorizar el consumo en espacios de tradición gastronómica, dentro del horario y la delimitación de espacio que marquen las propias corporaciones locales". Asimismo, indica que "las ordenanzas municipales podrán autorizar la venta, suministro y consumo de bebidas alcohólicas en determinados lugares de la vía pública o en determinados días de fiestas patronales, locales o festivos concretos o excepcionalmente con motivo de algún evento autorizado".

Las Tascas están catalogadas de interés cultural gastronómico en virtud de una enmienda aprobada en Les Corts en marzo de 2018.

Noticias relacionadas

next