Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

los ayuntamientos se ponen a trabajar para estrenar este lunes la fase 2 y abrir sus arenales 

Los municipios costeros de Castellón buscan cómo proteger sus playas con más voluntad que recursos

28/05/2020 - 

CASTELLÓ. Los ayuntamientos de localidades costeras de Castellón comienzan ya a prepararse para acondicionar sus playas conforme a las directrices que acompañan a la Fase 2 de la desescalada por la covid-19. Si no hay sorpresas de última hora, toda la provincia progresará este próximo lunes a una nueva fase que deja en manos de estos ayuntamientos la potestad de regular las restricciones precisas que permitan asegurar la distancia interpersonal, las limitaciones de acceso y, sobre todo, garantizar las máximas condiciones de higiene y seguridad en estos espacios de ocio. Numerosas medidas que, desde los consistorios, se afrontan con más voluntad que recursos.

Los preparativos vienen acompañados por la incertidumbre y la falta de un criterio común a la hora de poner en marcha unas medidas inéditas, debido especialmente a la singularidad de cada una de las playas que se pretenden acondicionar, ya que cada una tiene una singularidad en cuanto a su aforo, superficie, dotación de mobiliario, etcétera. La orden publicada en BOE no ayuda en este aspecto puesto que se limita a establecer normas básicas que hablan de establecer limitaciones tanto de acceso, que en todo caso será gratuito, como de aforo en las playas, a fin de asegurar que se
respeta la distancia interpersonal de, al menos, dos metros entre bañistas.

Asimismo, según se recoge en la publicación gubernamental, a efectos de garantizar su disfrute por el mayor número posible de personas en condiciones de seguridad sanitaria, los ayuntamientos podrán también establecer límites en los tiempos de permanencia en las playas, así como en el acceso a los aparcamientos en aras a facilitar el control del aforo de las playas. En cuanto al cálculo que permita concretar el aforo máximo permitido por cada playa, se considerará que la superficie de playa a ocupar por cada bañista será de aproximadamente cuatro metros cuadrados, según recoge el BOE.

Benicàssim avanza en los preparativos

En este contexto, el Ayuntamiento de Castelló aún no tiene cerrado el manual para afrontar este nueva fase, mientras que en Benicàssim, el consistorio ya está trabajando en la contratación de personal que se encargará de informar a los usuarios de las medidas y recomendaciones para el uso de las playas y para controlar el acceso a las mismas, según informan fuentes municipales.

Entre estas actuaciones promovidas por el Ayuntamiento benicense se encuentra la señalización de los accesos a las playas, mientras se descarta establecer franjas horarias para el uso y disfrute de sus arenales. Por otro lado, está en estudio la posibilidad o no de mantener abiertas las duchas y baños. En cuanto a los lavapiés, se recomienda mantenerlo debido a que el agua salada e hipoclorito ayudan a evitar posibles contagios. Finalmente, se descarta por inviable la delimitación de espacios en la propia playa, ya que el cribado y aireado de la arena se realiza de manera regular.

Peñíscola, más seguridad y control de aforos

En lo que concierne a Peñíscola, su alcalde, Andrés Martínez, convocó este miércoles una reunión técnica para preparar ya la apertura de sus playas desde este mismo lunes. Tal como señaló el propio edil “para ello debemos hacer lo que desde el resto de administraciones no han hecho, darnos prisa; hemos tenido las indicaciones a menos de una semana de la posible apertura, así que vamos a trabajar contrarreloj para que se abran las playas con los indispensables servicios de limpieza y salvamento, que iremos ampliando a medida que avancen las semanas” explica Martínez quien entiende que "en estos primeros días la afluencia a las playas y su ocupación va a ser presumiblemente baja por las restricciones en materia de movilidad”.

En cuanto a los servicios y mobiliario en playas el alcalde peñiscolano ha sido también muy tajante al señalar que “la Generalitat debe facilitar la reposición de lavapiés y pasarelas, que son de su competencia, así que confiamos que se proceda a ello en estos próximos días”.

Por lo que respecta a la posible parcelación del litoral que se ha anunciado por  parte de otros destinos, el alcalde ha indicado que “estamos comprometidos con el cumplimiento de las recomendaciones de las autoridades sanitarias, contamos con más de medio millón de metros cuadrados de playas urbanas con alrededor de 70 accesos, que facilitarán, sin necesidad de barreras físicas, que los usuarios y bañistas puedan acudir a las playas de Peñíscola con seguridad y con la máxima normalidad posible” ha explicado.

Para el control de aforos y accesos el consistorio valora la posibilidad de incorporar soluciones tecnológicas a este cometido y ha anunciado ya la voluntad de reforzar la información a los usuarios, tanto por parte de señalización, como por parte de un equipo de informadores en vía pública, que estarán formados en hospitalidad y en la normativa aplicable al uso y disfrute de las playas en condiciones de seguridad.

Alcalà-Alcossebre, sin fecha de apertura

Por otro lado, el Ayuntamiento de Alcalà-Alcossebre trabaja a contrarreloj para poder realizar el plan necesario para realizar la apertura al baño de las playas de Alcossebre con todas las garantías de seguridad e higiene necesarias debido a la pandemia de la covid-19, según han señalado este miércoles fuentes municipales. Para las autoridades locales, las medidas propuestas desde la Generalitat son "muy ambiguas y que nos trasladan toda la responsabilidad a los ayuntamientos, además de tener que costear por nuestra cuenta todas las medidas que adoptemos”, según ha denunciado el alcalde Francisco Juan, quien ha recordado que “estas medidas llegan muy tarde y hace semanas que las estamos necesitando". En este sentido, Juan reclama que “la Generalitat Valenciana debería proporcionarnos medios como una aplicación tecnológica mediante la que controlar el aforo que sirviera para todas las playas de la Comunitat Valenciana, esto resultaría útil y más justo para todos los municipios”.

Ante esta situación, las concejalías de Turismo, Policía, Urbanismo, Sanidad y Servicios de la localidad coordinan ya la elaboración del plan de contingencia para decidir qué medidas adoptar sobre control de aforo, mantener la distancia de seguridad o las medidas higiénicas que  deberán cumplir las instalaciones de las playas. Como medidas que ya se contemplan, están la instalación de carteles informativos, valorar medidas tecnológicas para controlar el aforo o qué tipo de personal pueda realizar funciones de información o control a pie de playa para que se cumplan todas las medidas de higiene y seguridad. 

Por parte de la Concejalía de Turismo, se ha solicitado ya a Turisme Comunitat Valenciana que repongan los lavapiés y duchas destrozados por el temporal Gloria y sobre qué tipo de instalaciones podrán permitirse o no, para cumplir con los parámetros de seguridad. También se coordina con la empresa adjudicataria del servicio de socorrismo y salvamento qué medidas extraordinarias deberán adoptar para realizar su trabajo.

Sobre la apertura de las playas, el alcalde reconoce que “nos gustaría poder dar una fecha concreta, porque sabemos lo importante que es para el sector turístico, pero ante la falta de información y que somos los ayuntamientos los que debemos hacer frente a todas las medidas que se adopten, resulta complicado establecer una fecha próxima, pero tenemos claro que vamos a trabajar con la máxima celeridad para que pueda ser cuanto antes”.


Noticias relacionadas

next