Los emprendedores se preparan ante la perspectiva de una futura recesión

5/09/2022 - 

VALÈNCIA. En el año 2021 las startups españolas batieron récords históricos de inversión. Según el estudio realizado por el Observatorio del Ecosistema de Startups de la Fundación Innovación Bankinter, la inversión en startups nacionales, incluidas las fintech, alcanzó el año pasado la cifra de 4.300 millones de euros, casi el cuádruple del año anterior, con un volumen de inversión de 1.107 millones de euros.

El análisis del mismo Observatorio correspondiente al primer cuatrimestre del año 2022, mantiene la curva ascendente. Pese a que 2022 arrancase con malos auspicios debido a la inestabilidad internacional, el ecosistema startup español, lejos de verse afectado siguió creciendo “tanto en términos cuantitativos como cualitativos”, afirman en el observatorio, citando las 115 operaciones de inversión cerradas en los tres primeros meses del año por un valor conjunto de 1.226 millones de euros.

Ello no quita, sin embargo, para que algunos empiecen a lanzar alertas de recortes de inversión conforme se van añadiendo al escenario factores como una inflación creciente, la subida de los tipos de interés o el encarecimiento de las materias primas y del coste energético con la guerra de Ucrania como telón de fondo.

Oleada de despidos

La tormenta ha empezado por grandes tecnológicas. Netflix, Amazon, Microsoft, Apple, Zoom, Spotify o Tesla son solo algunos ejemplos de multinacionales que, o bien han sufrido fuertes caídas en Bolsa, o bien han congelado las contrataciones o se han acogido a los despidos masivos. Según datos recopilados por Layoffs.fyi, un rastreador de despidos tech, los despidos en startups aumentaron el pasado mes de mayo un 350% a escala mundial.

Equipo Gurucall

Matias Bonet, CEO de Smashforward, CTO de lemon.markets y experto en fundación e inversión de startups, advierte de que “esta tendencia negativa afectará incluso a startups que han levantado una ronda recientemente. En Europa se producirá una importante reducción de la demanda de empleo en las startups, siendo más selectivo y reduciendo hasta un 80% sus contrataciones”. En dicho contexto, ve Bonet una oportunidad para las pequeñas y medianas startups para captar el talento que, hasta ahora, acaparaban las grandes.

Dinero hay

También los inversores tienen su propio discurso ‘optimista’ de cara a los tiempos de crisis desde que Warren Buffet pronunciara su popular frase de “únicamente cuando la marea baja, descubres quién ha estado nadando desnudo”. Trasladan así un mensaje de aliento de cara al futuro a aquellas startups que dispongan de una solución realmente buena y aprendan a conducirse con moderación.

“Las buenas empresas van a seguir siéndolo y seguirán llamando la atención de los inversores. Pero toca ahora mirar otras cosas, prestar atención a la caja, calcular muy bien el runway, aunque haya que penalizar un poco el crecimiento. Dinero para invertir hay, pero va a ser algo mucho más razonable”, decía Hugo Arévalo, presidente The Power Business School y uno de los business angel más conocidos en nuestro país, en el workshop titulado Madrid Investor Talks celebrado en la última edición de South Summit.

También los emprendedores entienden que no es la falta de dinero el principal problema de la crisis que se avecina. “La recesión económica de la que estamos hablando ahora tiene como principal diferencia con la de 2008 que muchos de los bancos sí disponen de capital para poder capear la situación. Eso sí, estoy seguro de que para poder financiar a empresas van a mirar con lupa que estas sean rentables y generen caja ya que no tiene sentido financiar ningún proyecto donde el destino del mismo ya está escrito”, es la opinión de Jared Gil, cofundador y CEO de Nuclio Digital School.

Atando en corto

Para evitar caer en una ‘espiral de la muerte’ y asegurar la longevidad de la organización son muchas las startups que han empezado ya a adoptar medidas. En el caso de Capchase, por ejemplo, su CEO y cofundador, Miguel Fernández, asegura que han empezado a re-evaluar todos los gastos y ver qué es necesario y qué no, además de conducirse de forma más cautelosa con el riesgo.

Jeff

También en Jeff pondrán el foco en priorizar el retorno de cada inversión, según afirma Francesc Minoves. Recuerda el CFO que ya a causa de la pandemia se vieron en la necesidad de cambiar de estrategia y apostar por los resultados visibles a corto y medio plazo. Esta es, desde su punto de vista, una actitud que deberían adoptar ahora las startups distinguiendo las actividades e iniciativas esenciales para la compañía de las que no son tan críticas. “Cuanto antes se elimine toda actividad no esencial, mejor se afrontará cualquier adversidad”, asevera.

En la misma dirección, Jared Gil subraya que lo más importante para capear una crisis es disponer de una tesorería sana “que te permita tener unos meses de margen en caso de que tengas que pivotar la estrategía o que por cuestiones de la situación te encuentres unos meses sin producir la facturación esperada”.

Como dato positivo, coincide también este CEO con Hugo Arévalo al afirmar que, de todas las crisis, surgen empresas punteras y que castillos más altos han padecido también riesgo de derrumbe. Amazon, a punto de caer en la crisis del 2000, o Apple, cerca de la bancarrota en 1997, son dos claros ejemplos de aquello de que lo que lo que no te mata, te hace más fuerte.

Noticias relacionadas

next