Hoy es 14 de julio

grand place / OPINIÓN

¡Maag ha abierto!

15/08/2023 - 

“¡Zara ha abierto! Hoy me voy de compras”. Irena estaba exultante de felicidad. La guerra le había privado durante un año de las últimas colecciones del gigante mundial de la moda española. Como no estamos aún en 2070, Irena había comenzado a viajar, a coger un avión hacia las playas del sur, sin miedo a los misiles ni a los drones. Irena no había dejado de ir al Bolsoi ni a conciertos de jazz. Su gobierno había iniciado la invasión de un país vecino, pero la vida seguía su curso y la economía crecía a su ritmo, pasado el primer susto de una inflación del 30% reproducida poco después en la Unión Europea.

Jaques Sapir es un economista francés, Director de Estudios de la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS) y del Centre d'Études des Modes d’Industrialisation, que hace propaganda rusa en Twitter, o X. ¿Propaganda? En el verano de 2023, Año III d.C. -después de la covid- anuncia la pujanza de la economía rusa, pese a las sanciones de Occidente, pese a la guerra. Como la información oficial rusa está censurada en gran parte en todo el territorio de la Unión Europea desde el inicio de la invasión de Ucrania, habrá que buscar otras fuentes sobre lo que está pasando en nuestro gigante vecino.

El economista francés acaba de publicar un hilo de twitter-X con diferentes gráficos que señalan el empuje de los salarios, del consumo, del Banco Central ruso… Todas estas variables podemos creérnoslas o no. Podemos investigar en redes, lobbies y Think Tanks. Recuerdo que varios medios de información tienen prohibida su difusión en territorio de la Unión, merced a las sanciones impuestas desde Bruselas y pese a nuestros valores democráticos. Russia Today y Sputnik fueron los primeros en ser vetados cuatro días después de que los tanques rusos cruzaran la frontera de Ucrania. Hace dos meses, estas sanciones y otras fueron ampliadas y prorrogadas en dura respuesta a lo que se ha llamado “guerra de desinformación”.

Gráfico sobre la economía en Rusia. Foto: Jacques Sapir/TWITTER

Al año de la guerra, la agencia de noticias rusa Tass decía que, “a pesar de todas las presiones procedentes del exterior, económicas y de otro tipo, el país sigue siendo macro y microestable, y la economía se mantiene firme". En enero de 2023, aprovechando la visita del presidente chino, Xi Jinping, Vladímir Putin inauguró la Gran Línea Circular del Metro de Moscú, que con 70 kilómetros de longitud es la línea circular subterránea más larga del mundo, superando la de sus amigos chinos.

Durante ese primer año, la consultora NF Group (antes, Knight Frank Rusia) estimó que 17 marcas internacionales seguían operando en Rusia el pasado otoño tras el proceso de “rebranding” o venta de sus negocios: McDonald's (Vkusno i Tocka), L'Occitane (renombrada como Л'Окситан), OBI (OБИЛЕТ, con doble cambio de propietario), marcas del grupo polaco LPP (tras su venta a la empresa china FES retail), Levi's (JNS/JEANS') y Reebok (Sneaker Box, tras su venta a la empresa turca FLO Retailing). Esta información llega de forma indirecta.

En el mundo de la automoción, tras la salida por un rublo de Renault, fabricante del mítico Lada además de los Dacia y Nissan, “¿qué podía hacer Rusia con estas fábricas? Fabricar coches rusos”, se pregunta y responde Daniel Murias en “Motorpasión”. La fábrica, ahora estatal, ha comenzado a fabricar un nuevo modelo, el Moskvitch 3, que no es otro que  el JAC JS4 chino, también conocido como Sehol X4. Murias recuerda que “Moskvitch (Moscovita) era una de esas marcas típicamente soviéticas. Creada por voluntad expresa de Stalin como una marca de coche para el pueblo, mucho antes que Lada, empezó fabricando una copia del Opel Kadett de 1938, el Moskvich 400 de 1947. La empresa desapareció en 2006 y Renault compró sus instalaciones”, ahora devueltas.

Por tanto, habrá que viajar a Moscú para ver qué está pasando en realidad, o bien bucear en las redes, preguntar a amigos y residentes en el corazón de Rusia. Cabe decir que los “mass media” españoles, las principales cabeceras y los telediarios en “prime time” no se hicieron eco en abril cuando se anunció la reapertura de Zara en Moscú. Y mucho menos en la medida en que se anunció el cierre de sus 514 tiendas en todo el territorio de la Federación de Rusia, en 2022, a inicios de la guerra. Y cabe recordar la presión de los aliados occidentales y el Gobierno de Kiev, Zelenski mediante, sobre Inditex y otras empresas españolas. En abril de 2022, el presidente ucraniano reclamaba en un conexión por videoconferencia ante el Congreso “que las empresas españolas dejen de hacer negocios en Rusia”. El 8% de la ventas globales del grupo de Amancio Ortega residían en este país.

Un año después, Zara ha vuelto a abrir en Moscú. Pero también lo han hecho Ikea y Coca Cola, mientras las grandes firmas de lujo de moda y automóviles siguen vendiendo a los magnates de la oligarquía rusa. Nunca se lo prohibieron, no hubo sanciones. Pero la presión a las empresas españolas llevaba nombre propio. Y han vuelto. Son Maag (Zara), Vilet (Stradivarius), Pull & Bear… Ikea ahora es Swed House y Coca Cola siempre se vendió, aunque fuera a través de importaciones desde Kazajistán. En el caso de Inditex, se ha hecho a través del modelo de franquicia con un intermediaria, el Grupo Daher, con sede en los Emiratos Árabes Unidos. Ecru y Dub son otras de las marcas de Inditex con otro nombre, pero que abarcan todo el conglomerado: Bershka, Pull&Bear, Stradivarius, Oysho, Massimo Dutti y Zara Home. ¡Maag ha vuelto!

next