Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ambas partes están llamadas el jueves al tribunal de arbitraje laboral

Patronal y sindicatos se reprochan sus posturas y dificultan el acuerdo del convenio de manipulado

8/12/2020 - 

CASTELLÓ. Patronal y sindicatos parecen no tener ganas de llegar a un acuerdo el próximo jueves que permita suspender la convocatoria de huelga en los almacenes citrícolas de la próxima semana. Al menos así lo vienen exhibiendo en las últimas horas. En sendos comunicados, el Comité de Gestión de Cítricos y Cooperatives Agroalimentàries de la Comunitat Valenciana, por una parte; y CCOO por la otra, se han ratificado en sus posturas, mayormente a través de reproches a la parte contraria. 

Así, desde la parte empresarial han criticado el "lamentable ejercicio de desinformación" que a su entender los sindicatos están llevando a cabo con las trabajadoras del sector al afirmar que en la plataforma patronal "figure la pretensión de desregular" la actividad mediante "una jornada de diez horas diarias de lunes a sábado o incluso a domingo". 

En este sentido, afirman que la voluntad empresarial es "preservar la flexibilidad laboral respetando siempre los descansos legales y el límite de 40 horas de trabajo a la semana". En el caso de superar las 8 horas diarias de trabajo, tal y como lanzaron en su propuesta del pasado viernes, que recogía dos opciones, esto se compensaría "con días de libranza". 

A la par, el CGC censura que los sindicatos estaban ya el viernes "empecinados antes de la reunión en llamar a la huelga". Asimismo, les reprochan sus exigencias, como el hecho de comunicar "con 48 horas de antelación y remunerado con un incremento del 50% sobre la hora ordinaria" toda aquella que pase de las 8 diarias de lunes a viernes. 

La respuesta sindical

Por su parte, CCOO ha apuntado en otro comunicado que el "verdadero convocante de la huelga es la propia patronal citrícola". Y el primer argumento que expone el sindicato es que la primera propuesta de las empresas fue extender la jornada "de lunes a domingo, habiendo desistido" posteriormente de este planteamiento. Asimismo, señalan que la llamada "novena hora diaria", que actualmente está recogida en el convenio de manipulado de cítricos, "es obligatoria" a día de hoy, se hace "sin ningún tipo de preaviso" y se cobra "a precio de hora normal". 

En cuanto a la flexibilidad que exige la patronal, desde CCOO se preguntan si no hay suficiente ya, en "una actividad flexible por su propia naturaleza". En este sentido remarcan que en el sector no se trabaja todo el año, durante la campaña hay días en que no se acude al centro de trabajo "por cuestiones climatológicas, de falta de producto, por precios bajos o situaciones del mercado". Asimismo, apuntan que se alteran "continuamente los horarios de entrada y salida, siendo llamadas al trabajo en muchas ocasiones con unas horas de antelación". 

En resumen, enfrentamientos previos al encuentro del jueves en el Tribunal de Arbitraje Laboral que debería servir para limar asperezas y avanzar para eliminar, o retrasar, los paros convocados.  

next