Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La ocasión para evitar la huelga en los almacenes: el jueves 10 y en el Tribunal de Arbitraje Laboral

5/12/2020 - 

CASTELLÓ. A estas alturas del año, coincidiendo con la época de mayor actividad para el sector citrícola en toda la campaña, la convocatoria de una huelga en el marco de la negociación de un convenio colectivo es algo habitual, casi rutinario. Y este 2020 tan extraño no ha faltado a la tradición. Las aproximadamente 60.000 manipuladoras de almacén de la Comunitat, unas 14.000 en la provincia de Castellón, están citadas, a partir del 14 de diciembre, a parar en su actividad. 

Pero todavía hay una posibilidad para evitar el paro. Será el próximo jueves, día 10, en la sede del Tribunal de Arbitraje Laboral de València. Entonces la Administración competente tratará de poner de acuerdo a las dos partes y evitar así un perjuicio para ambas. 

De hecho, aunque los avances en los cuatro meses de negociación han sido escasos, en la reunión de este viernes la patronal ya varió su propuesta para modificar la jornada laboral. En la cita, el Comité de Gestión de Cítricos y la Federació de Cooperatives Agroalimentàries de la Comunitat Valenciana rebajaron su propuesta inicial de jornada (40 horas semanales de lunes a domingo con días de hasta diez horas) a dos posibilidades: 40 horas de lunes a viernes con jornadas de hasta 9 horas; o 40 horas de lunes a sábado con jornadas de hasta 8 horas. Todo lo que exceda de estos supuestos, sería considerado horas extraordinarias. 


La primera propuesta es la que recoge actualmente el convenio colectivo del manipulado. Y por ahí es por donde parece más factible el acuerdo. Entre los sindicatos, eso sí, apuntan que su demanda de regularización de la jornada (lograr las 8 horas de lunes a viernes) es "inflexible". Lo consideran un punto innegociable en una actividad desarrollada, casi exclusivamente, por mujeres. 

UGT y CCOO pretenden así facilitar la conciliación familiar. Por el contrario, desde la patronal señalan que la flexibilidad laboral es algo imprescindible "en un mundo tan globalizado: si la gente no quiere trabajar en sábado, es un problema, porque si al cliente no le sirves el camión el lunes, ya no te realiza pedidos durante toda la semana". 

El aumento salarial, todavía por negociar

Así las cosas, falta por ver si dentro de una semana se produce ese avance que desbloquee una negociación en la que, no obstante, otros temas menores también pueden servir de acicate al acuerdo: el incremento salarial (la exigencia inicial de los sindicatos era del 2%), la retribución de las horas extra, las horas para acudir al médico o la consideración de encajadora sin experiencia también son otros aspectos a debatir que aún no se han puesto sobre la mesa. 

Noticias relacionadas

next